Se entrega el hombre que, armado, retuvo a su hijo, a su mujer y al jefe de ésta en su domicilio en Pontevedra

El atrincherado se ha rendido sin que tuviera que intervenir la unidad del grupo de operaciones especiales de la policía

Fueron ocho horas de miedo, de incertidumbre, de dudas sobre las intenciones del hombre que, armado, ha mantenido retenidos desde esta mañana a su hijo, de unos 12 años, a su mujer y al jefe de esta en el domicilio familiar, situado a escasos metros del Hospital de Montecelo, en Pontevedra, según han informado fuentes policiales.

Efectivos de la Policía Local y Nacional desplegaron un amplio dispositivo en la zona. Una unidad del grupo de operaciones especiales de la Policía Nacional se desplazó al lugar tras el intento infructuoso de un negociador de convencer al hombre, cercano a los 40 años, para que depusiera su actitud. El atrincherado, Agustín V.R., es propietario de un taller y cazador con licencia de armas.

Uno de los vecinos que observaron los hechos desde la distancia que permite el amplio dispositivo policial desplegado en la zona explicó a los periodistas que contactó telefónicamente con Agustín V.R. a primera hora de la mañana y que este decía frases inconexas. Se trata de un proveedor de piezas del taller propiedad del atrincherado, que en una conversación de trabajo habitual con él se dio cuenta de que algo extraño le estaba sucediendo porque empezó a decirle que "estaba fuera de sí" y que "se iba a pegar un tiro".

El operativo policial se puso en marcha hacia las 10.00, tras la llamada de un vecino avisando de que algo extraño ocurría en la vivienda. Ocho horas después, el atrincherado de puso su actitud y se entregó a las fuerzas del orden.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS