Los primeros mineros

Un grupo de espeleólogos halla "importantes" restos en una gruta en la sierra de Aralar - El yacimiento se remonta a hace 33 siglos

Después de 2.000 años sin que nadie accediese a una mina de unos 50 metros de longitud situada en la sierra de Aralar, un equipo de espeleólogos encabezados por Mertxe Urteaga, directora de Arkeolan, junto con la colaboración de Txomin Ugalde, presidente de la sociedad Félix Ugarte, han tenido la oportunidad de pisarla.

Los trabajos realizados por cerca de una veintena de expertos forman parte de una investigación desarrollada en ese área, que ha permitido hallar "importantes restos de minería prehistóricos", según los responsables de la iniciativa.

Los resultados del programa fueron presentados ayer en Guipúzcoa, en un acto en el que también estuvieron presentes la diputada de Cultura, María Jesús Aranburu, y el alcalde de Amezketa, el independiente Jesús Iñurrita.

"La explotación fue realizada por personas cualificadas", dicen los expertos
Astas de animales eran utilizadas para extraer el mineral

"Hablamos de una minería a cielo abierto, en grandes zanjas, en las que se trabaja con grandes pozos y en galería de mina", explicó Urteaga. Los espeleólogos encontraron además en la gruta el asta de un animal, utilizado al parecer por aquellos mineros "como una herramienta para extraer el mineral una vez calentado con fuego el filón", añadió la directora de Arkeolan.

Los restos de cobre encontrados no se limitan al resultado de extracciones en monteras o zonas superficiales, insistió Ugalde, sino que se han localizado "en una galería y en zanjas, la más grande de 500 metros de largo y cinco de profundidad". Ello demuestra que poseían "una técnica muy depurada, dándonos a entender que la explotación fue realizada por personas experimentadas y cualificadas", añadieron.

Urteaga y Ugalde comenzaron a trabajar "casi por afición" —sus labores sólo reciben una subvención de la Diputación de Guipúzcoa— hace tres años en el coto de Arritzaga, en Amezketa. El área es una de las zonas del territorio con una importante tradición minera, una actividad que, como se ha demostrado ahora, ha estado presente en la zona desde el año 1.200 aC, aproximadamente, hasta 1965, cuando cerrarron las últimas minas de la zona.

Los restos hallados han sido analizados con carbono 14, una prueba que ha determinado que se enmarcan en el contexto histórico de la Edad del Bronce Medio, datada hace unos 3.500 años. Y cronológicamente sitúa el yacimiento junto a otros encontrados en la sierra del Aramo, en Asturias, o en el río Tinto, en Huelva.

El futuro del programa pasa por "recuperar lo que han ido dejando las sucesivas generaciones de mineros", recalcó Urteaga. resultará un trabajo hercúleo, ya que los restos se han ido amontonando en una parajes de difícil acceso y bajo una meteorología adversa. "Necesitamos a gente preparada y que esté dispuesta a hacerlo. Y no hay muchos", concluyó Urteaga.

De izquierda a derecha, Mertxe Urteaga, la diputada María Jesús Aranburu, Txomin Ugalde y el alcalde Jesús Iñurrita, ayer en la presentación en San Sebastián de los descubrimientos.
De izquierda a derecha, Mertxe Urteaga, la diputada María Jesús Aranburu, Txomin Ugalde y el alcalde Jesús Iñurrita, ayer en la presentación en San Sebastián de los descubrimientos.JESÚS URIARTE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS