Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez de Gandesa imputa a cuatro responsables de Ascó por la fuga de la nuclear en 2007

Los cargos están acusados de delitos contra la seguridad colectiva

La titular del juzgado de Gandesa (Tarragona) ha abierto diligencias contra los diversos responsables de la central nuclear de Ascó en 2007 por la emisión sin control de partículas radiactivas al aire durante varios meses, y ha citado a declarar como imputados a cuatro de ellos.

Tras la denuncia presentada por la Fiscalía de Medio Ambiente de Tarragona contra diferentes responsables de la nuclear Ascó 1, la juez ha abierto las primeras diligencias judiciales por un delito de este tipo en España desde 1989 y citado a declarar en marzo a cuatro directivos como imputados, según han informado fuentes judiciales

La Fiscalía de Tarragona interpuso el pasado 4 de febrero una denuncia contra los responsables de la central nuclear de Ascó en el momento de la fuga de partículas radiactivas ocurrida en noviembre de 2007. La denuncia, interpuesta en el juzgado de Gandesa, se dirigía contra Rafael Gasca, director de Ascó 1 cuando sucedieron los hechos; F. G. T., jefe del servicio de Protección Radiológica de la central en esa época; J. S. R., jefe de explotación de la planta en 2007; y A. G. R., inspector residente titular de Ascó 1 cuando se produjo la fuga.

Todos ellos están acusados de delitos contra la seguridad colectiva por exposición a radiaciones ionizantes a personas, contra el medio ambiente, contra los derechos de los trabajadores y de falsedad documental. En total, estos delitos pueden ser sancionados con penas que oscilan entre los seis y los 16 años de cárcel.

El fiscal acusa a los máximos responsables de Ascó de cometer "inaceptables negligencias" que propiciaron que, desde noviembre de 2007 y durante cuatro meses, se emitieran al exterior centenares de partículas radiactivas "sin ningún tipo de control".

Ahora, la juez de Gandesa ha abierto diligencias previas para "la comprobación de la naturaleza y circunstancias de los hechos" y, en este sentido, solicita a Rafael Gasca que presente, antes de cinco días, diversos documentos relativos al control de monitores, a las mediciones radiológicas y procedimientos de vigilancia, la identidad de la empresa que desmontó los tubos del sistema de ventilación o la cuantificación total de las partículas halladas.

Asimismo, la juez pide al subdirector de Energía Nuclear que aporte el "Estudio del Potencial de Impacto Radiológico a un trabajador no expuesto"; y al presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, que presente los informes mensuales de explotación de Ascó 1, entre otros. La juez añade que se informe a Greenpeace y al diputado Joan Herrera (ICV), que denunciaron los hechos, de la incoación de estas diligencias.

Por último, la juez cita a declarar, en calidad de imputados, a Rafael Gasca y a F. G. T., el 21 de marzo; y a J. S. R. y A. G. R., el 25 de marzo. Y como testigos, al actual director de Ascó, y emplaza para el 28 de marzo a tres inspectores del CSN que efectuaron labores de inspección durante esa fuga.

La titular del juzgado de Gandesa ordena asimismo que tres peritos que no tengan nada que ver con el caso elaboren en el plazo de un mes un informe sobre el riesgo para las personas y el medio ambiente que supuso la fuga. La juez Laura Martínez Salom, por último, abre una pieza separada de responsabilidad civil para que la Asociación Nuclear Ascó Vandellòs y el CSN "presten fianza bastante, que lo será solidaria".