Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Matemática Internacional inaugura su primera sede permanente, en Berlín

Como candidatas a albergar el secretariado se presentaron también Toronto y Río de Janeiro

Toda la actualidad científica en la sección de Ciencia de EL PAÍS

La Unión Matemática Internacional (IMU) ha inaugurado esta tarde la primera sede permanente de sus casi 100 años de historia, en Berlín. La sede está en el Weierstrass Institut de Berlín, ciudad escogida frente a las candidaturas de Toronto y Río de Janeiro, entre otras. La decisión fue tomada en la Asamblea General de la IMU en el Congreso Internacional de Matemáticos celebrado el pasado agosto en India. Al acto de inauguración asistieron la nueva presidenta de la sociedad, Ingrid Daubechies (Universidad de Duke, EE UU) y altos cargos políticos alemanes.

La IMU, fundada en 1920, está integrada por unos 60 países, entre ellos España. Su misión es estimular la colaboración internacional en todas las áreas de la matemática. Una de sus principales actividades son los congresos internacionales de matemáticos, que se celebran cada cuatro años (el de 2006 se celebró en Madrid) y en los que se entregan las medallas Fields -un galardón considerado el premio Nobel de las matemáticas-.

Manuel de León, miembro de la Comisión Ejecutiva de la IMU, explica la importancia de que tenga por fin una sede permanente: "A lo largo de su historia la sede de IMU ha sido provisional, allá donde trabajaba el secretario. Esta falta de sede fija era ya insostenible. El mundo de la ciencia se ha vuelto más complejo y la comunidad matemática internacional es ahora mucho más grande. El establecimiento de una sede fija va a significar un cambio drástico en IMU, que le va a permitir consolidar los proyectos en marcha y abrir nuevos caminos. El apoyo de Berlín no es sólo logístico -que de por sí, es ya enorme- sino que el compromiso económico es además muy importante".

La creación de la sede permanente permitirá además disponer de un archivo que reúne la historia colectiva de la comunidad matemática internacional. En palabras de Guillermo P. Curbera, de la Universidad de Sevilla, conservador de IMU: "Entre memorandos, facturas e informes, en el archivo se pueden encontrar desde panfletos a fotos y, si el investigador tiene suerte, cartas autógrafas donde las mentes más creativas discuten los problemas y eventos matemáticos, y no matemáticos, del momento. La nueva sede de IMU facilitará el acceso a este archivo histórico, que da cuenta de la actividad de la comunidad matemática internacional y proporciona una imagen caleidoscópica del desarrollo de la matemática a través de las vicisitudes científicas, políticas y culturales de los últimos 100 años".