Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan las quejas sobre un implante anticonceptivo en Reino Unido

Las autoridades sanitarias siguen recibiendo reclamos después de que 600 mujeres salieran embarazadas utilizando el método en los últimos 10 años

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Salud de Reino Unido ha seguido recibiendo reclamos de un anticonceptivo implantado, tras la denuncia de 600 mujeres que han quedado embarazadas utilizando el dispositivo en los últimos 10 años. El escándalo se ha desatado después de que siete afectadas recibieran recientemente compensaciones por un total 200.000 libras (236 807 euros) al fallar el método de control de natalidad.

El anticonceptivo Implanon se coloca bajo la piel en la parte superior interna del brazo, y según el Departamento de Salud, desde 1999 ha sido utilizado por unas 1,4 millones de mujeres. Actualmente, unas 800.000 mujeres usan Implanon, que contiene progesterona sintética y etonogestrel, una molécula utilizada como anticonceptivo, informa el Departamento de Salud británico.

Según la prensa británica, una abogada, que representa a una de las víctimas, asegura que las autoridades sanitarias han seguido recibiendo cientos de reclamos. Comentan también que la empresa fabricante del anticonceptivo, Merk, se está preparando para afrontar compensaciones que podrían llegan a millones de libras. La empresa se resguarda en que ningún anticonceptivo es 100% efectivo.

El canal Channel 4 News ha reseñado que más de 1.600 mujeres han tenido reacciones alergicas al anticonceptivo que previene el embarazo durante tres años. Después de destaparse el escándalo esta semana, han comenzado también a surgir denuncias en Australia y Nueva Zelanda.

Un portavoz de Merck & Co., conocido como MSD fuera de EE UU y Canadá, ha dicho al The Wall Street Journal que la empresa "confía en la eficacia y seguridad de Implanon". Algunos expertos consideran que los casos de embarazos usando el anticonceptivo podría deberse a una mala colocación del implante.