Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La especialidad médica de Enfermedades Infecciosas. ¿Por qué España sigue siendo diferente?

Hace solo unas pocas décadas, algunos expertos en Salud Pública pronosticaron que, con la aparición de los primeros antibióticos y de las primeras vacunas, las enfermedades infecciosas desaparecerían o al menos dejarían de ser un problema importante de salud. Desde entonces han pasado algunas cosas aunque no parece que las autoridades sanitarias españolas se hayan enterado.

En la década de los 70, ante el nuevo auge de las enfermedades infecciosas, algunos profesionales médicos de los hospitales españoles empezaron a trabajar de forma exclusiva en la patología infecciosa y se crearon las primeras unidades y Servicios de Enfermedades Infecciosas siguiendo el modelo que ya funcionaba con éxito en Estados Unidos y otros países europeos.

En la década de los 80 la creación de estas unidades se generalizó, a lo que contribuyó también la aparición del sida. En la actualidad, ya existen en España unas 80 unidades, secciones o Servicios de Enfermedades Infecciosas. La infectología moderna se ocupa de una serie de infecciones en auge. Además del sida, otras enfermedades de transmisión sexual, las infecciones hospitalarias, las infecciones en pacientes trasplantados u otros tipos de inmunodepresión, las infecciones de los inmigrantes o de los viajeros, las infecciones comunitarias complejas (meningitis, endocarditis), entre otras, precisan hoy de un abordaje muy especializado. El uso adecuado de los antibióticos para evitar la aparición de resistencias microbianas constituye también una prioridad.

Es importante que la población sepa que una tercera parte de los pacientes hospitalizados en España tienen una infección y que el 40% están tomando antibióticos. Por ello, una parte muy importante de los textos de Medicina actuales están dedicados a las enfermedades infecciosas.

En España nació hace ya unos 30 años la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica y los equipos de investigación en este ámbito se situaron entre los mejores de los países occidentales y se han creado más recientemente dos redes cooperativas de investigación en patología infecciosa.

Lógicamente, todos los países occidentales tienen la especialidad médica de Enfermedades Infecciosas, excepto Luxemburgo, Bélgica y España. Nuestro país vuelve a ser diferente una vez más. A pesar de la evidencia comentada y de la petición unánime de la creación de la especialidad, el Ministerio de Sanidad no acaba de tomar la decisión que garantice una atención especializada de nuestros pacientes en el futuro. Algunos plantean, como mucho, crear una subespecialidad, que preservaría un modelo arcaico, caro y poco atractivo para nuestros jóvenes médicos que tardarían en formarse 7 u 8 años, con lo que elegirían otras especialidades o irían a formarse a Portugal o Italia, como ya ocurre en la actualidad.

Una vez más, existe el riesgo de que nos anclemos en el pasado, nos alejemos de Europa y del resto de los países y confirmemos el eslogan que nos hizo famosos: ¡España es diferente!

Ferrán Segura es presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción