Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso opta por seguir estudiando cómo repartir la carga de las renovables en todos los sectores energéticos

La subcomisión para el acuerdo energético de los próximos 25 años ha concluido una de sus últimas reuniones sin pacto final

La subcomisión del Congreso para alcanzar un acuerdo energético para los próximos 25 años ha concluido esta tarde una de sus últimas reuniones sin pacto final. "La semana que viene habrá un nuevo borrador pero hay una gran voluntad de acuerdo", según el diputado socialista Antonio Cuevas. Tras la reunión a puerta cerrada de los diputados, Cuevas ha insistido en que hay que estudiar cómo se consigue que "el coste de las renovables no caiga solo en el sector eléctrico" pero ha añadido que eso no tiene que ser mediante un impuesto a los carburantes, como temen las petroleras.

El Ministerio de Industria acogió con agrado la propuesta de las asociaciones de renovables de cargar una parte del sobre coste de las primas a los usuarios de carburantes, que actualmente apenas contribuyen a alcanzar el objetivo europeo del 20% de energía limpia en 2020. La idea de Industria era conseguir un amplio acuerdo parlamentario en el Congreso y así vencer las reticencias del Ministerio de Economía. La subcomisión del Congreso acordó un texto vago pero suficiente para sembrar de inquietud a las petroleras: "Las energías renovables han tenido un desarrollo muy superior en el sistema eléctrico. Se debería analizar la posibilidad y conveniencia de que sus costes fuesen soportados por el conjunto de los consumidores del sistema energético, dado que los objetivos y el fomento de estas tecnologías favorecen al conjunto de la sociedad [...] y no solo a los consumidores eléctricos que son los que asumen todo su coste actualmente".

Fuentes de Industria explican que puede ser en el impuesto de hidrocarburos o en otros peajes pero que evidentemente eso implica gravar de alguna forma gasolinas, querosenos, gas... y que lo pagará el consumidor. En el borrador del programa electoral de 2008 el PSOE ya incluyo un céntimo del clima pero fue eliminado inmediatamente por lo mismo que se cae ahora mismo: el miedo electoral a vender subidas de impuestos.

El texto llegó a la reunión de hoy aunque el día anterior el PP dejó claro que no apoyaría nada que supusiera nuevos impuestos a los carburantes. Y PSOE y CiU han insistido hoy en restar importancia a lo que dice el acuerdo, que calificaron como "de mínimos". "Solo decimos que se estudie. No tiene por qué ser un impuesto, hay muchas formas de repartir los costes", según Cuevas. "Es rotundamente falso que esta subcomisión haya propuesto un impuesto en la gasolina", declaró el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre. Los diputados dejaron claro que el texto puede acabar con votos particulares de los distintos grupos parlamentarios a los puntos en los que no hay acuerdo.