Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los catalanes realizan un 14% menos de bajas que en 2007

El 25% responden a enfermedades respiratorias

Los catalanes han realizado un 14,34% menos de bajas laborales que durante 2007 durante el primer semestre del 2010, según datos del último informe del Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (Icam). El director del ICAM, Rafael Manzanera, ha desvinculado este descenso de las bajas de un mayor miedo a perder el trabajo, y lo ha asociado a la mejor preparación de los profesionales médicos- que cobran un incentivo por ello- y los trabajadores para determinar las bajas laborales cada vez con mayor exactitud. "Confiamos plenamente en las decisiones de los médicos de cabecera, que son los que conocen mejor al paciente", ha apuntado Manzanera.

El ICAM realiza el seguimiento de las bajas prescritas por los médicos de atención primaria pública, y cubren la prestación sanitaria que utiliza el reposo como instrumento terapéutico, a la vez que pone en marcha la prestación económica de la Seguridad Social.

En concreto, y computando los primeros nueves meses del año -lo que aísla el fenómeno de la gripe A vivido el año pasado-, en 2007 iniciaron una baja laboral entre enero y septiembre el 25,8% de la población ocupada, mientras que en lo que ha transcurrido de 2010 lo han hecho un 22,1%. Durante el primer semestre de 2010 se dieron 501.000 bajas, un 7% menos que durante el mismo periodo del año anterior, al mismo tiempo que la incidencia acumulada se situó en el 16,1% de los trabajadores, con una incapacidad temporal media de 5,5 días -el año anterior fueron 5,6 días-.

Por grupos de edad, el colectivo entre los 16 y los 24 años, que es el que más bajas pide de todos, fue el que experimentó un descenso mayor en las bajas laborales, ya que hicieron uso de ella el 21% de los jóvenes contratados, frente al 26% del año anterior. A pesar de ello, Manzanera ha explicado que los jóvenes son los que precisan periodos de baja más reducidos. Durante 2009 la gripe A, y la gran incidencia que tuvo entre los meses de octubre y noviembre lastró el descenso en las bajas iniciadas. Las proyecciones apuntan a que en 2010, cuando no está previsto ningún episodio similar al de la nueva gripe -que afectó a población más joven y por tanto en edad laboral-, los descensos se consolidarán.

Por tiempo, el 75% de las bajas duran menos de un mes, y por patologías destacan las enfermedades respiratorias, que representan un 25% del total de bajas iniciadas, y las patologías osteomusculares, que suponen un 19%. A pesar de ello, las dolencias que requieren un mayor número de días para su curación tienen que ver con las patologías osteomusculares -un 28,5% del total de jornadas de baja están asociados a ellas-, enfermedades mentales y de comportamiento -17,5% de los días- y los traumas y causas externas -un 11,7%-. Las mujeres piden un 3% más la baja que los hombres. "Las mujeres visitadas en los servicios sanitarios declaran sentirse peor", ha explicado Manzanera.

Manzanera se ha mostrado optimista con la estabilización, de cara a el último semestre del año, del número de afiliados a la Seguridad Social. En cualquier caso, ha señalado que en el último año existen un 3,1% menos de trabajadores inscritos en este sistema. Respecto a la recién aprobada proposición no de ley con la que los padres de niños con cáncer piden al Gobierno que realice las modificaciones legales pertinentes para que puedan optar a una baja laboral retribuída, Manzanera ha explicado que desde el ICAM, no creen que la baja sea la mejor opción. "Creemos que es los niños tienen el derecho social de que sean sus padres quienes puedan cuidarles, pero la prestación más indicada no es la baja, que no está diseñada para esta función. La baja es una prestación para un individuo que tiene una enfermedad", ha argumentado el director del ICAM.