Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falta personal de apoyo en los centros escolares

En la escuela española escasean los perfiles profesionales que refuercen la labor educativa

El número de profesores en las escuelas españolas no está lejos del que tienen otros países avanzados. De hecho, la proporción de gasto corriente en educación destinado al pago del profesorado en Primaria y Secundaria es del 73,2% mientras que la media de la OCDE es del 63,8%. La diferencia estriba en otros perfiles profesionales necesarios en la escuela, en lo que España está más escasa: "El informe de la OCDE pone de manifiesto la carencia de otro tipo de personal de apoyo en tareas no académicas, pero no solo en administración y servicios. Se trata de personal técnico de orientación, mediadores, trabajadores sociales, bibliotecarios etcétera. Este personal supone un gasto corriente de 15,4% en la OCDE, pero en España de sólo el 9,7%", explica Miguel Recio, del Observatorio Social de la Educación de la Fundación 1º de Mayo (CC OO).

Los maestros y profesores españoles tampoco están mal pagados respecto a sus colegas de la OCDE. Cobran parecido al inicio de su profesión y al término de ella, aunque tardan más años en llegar a ese sueldo final. Sin embargo, entre 1996 y 2008, cuando en casi todos los países los salarios de los docentes crecieron, en España bajaron seis puntos para los de Primaria y siete para los de Secundaria. "Y eso que a partir de 1996 fueron años de crecimiento económico, en los que, tras el descenso del porcentaje del PIB destinado a gasto público educativo en los años de la crisis del 4,9% de 1993, al 4,6% de 1996, se esperaba que, con la mejora de la economía y una reforma que extendía la escolarización obligatoria e implantaba una nueva FP, los recursos educativos crecieran. No fue así", lamenta Recio. "En los años de Gobierno del PP se presentaron leyes nuevas sin memoria económica ni respaldo financiero", critica.

El número de días lectivos de los profesores españoles es una decena menos que el de la media de la OCDE (176 frente a 186, más o menos), sin embargo, las horas de clase que imparten están por encima de las que acreditan sus colegas de estos otros países. "No hay datos de la distribución de esas horas a lo largo del día, pero el predominio de la llamada jornada continuada indica que se cumple este perfil: gran concentración en el día y en la semana de horas lectivas", dice Recio. La jornada continuada se ha justificado en España en muchas ocasiones atendiendo al clima, al calor del verano. Pero en la actualidad el debate sobre el calendario escolar parece reabrirse. "Sí, exige una revisión en la distribución de las horas, no en su número, con la esperanza de que influya en la mejora del rendimiento escolar, al fijarse de una manera más racional", afirma Recio.