Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de los ciudadanos cree que los hombres agreden a sus parejas por problemas psicológicos o de drogas

Víctimas y agresores son cada vez más mayores, lo que suele significar que han pasado más tiempo juntos y lleva a las mujeres a minimizar el peligro.- Unas 500 están en riesgo grave de sufrir violencia machista, aunque solo hay 369 GPS activos

La mayoría de los ciudadanos cree que los hombres agreden a sus parejas por problemas psicológicos o de drogas

Cuatro de cada diez personas piensan que la mujer es la culpable de sufrir violencia machista por seguir conviviendo con su agresor. Además, el 69,1% de los ciudadanos cree que los hombres agreden a sus parejas porque tienen problemas psicológicos, mientras que el 55% considera que la culpa es del alcohol y las drogas. Así se desprende de una encuesta realizada por el Ministerio de Igualdad a 2.000 personas y presentada hoy por el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente. El sondeo también refleja un aumento de la desconfianza en las autoridades a la hora de romper el círculo del maltrato. Para Lorente, en esa percepción ha influido el debate generado en torno a las denuncias falsas.

El 88,9% de los consultados opina que hay mujeres que retiran la denuncia pero eso no significa que estas fueran falsas; el 76,1% responde que seguramente hay alguna que no es verdad pero "como en todos los ámbitos"; y el 63% se posiciona a favor de las mujeres y en contra de los que mantienen la teoría de las denuncias falsas. No obstante, el 18,9% piensa que "la mayoría de las mujeres ponen denuncias falsas". A juicio de Lorente, este debate "forzado" hace que la sociedad perciba "una cierta desorientación, cuando ese mensaje no solo se ha llevado a cabo de manera genérica, sino que se ha lanzado desde algunas instituciones".

Sobre el motivo por el que muchas de las víctimas no denuncian, el 41% cree que es por miedo; el 30,8%, por vergüenza; el 9,5%, por desconfianza en las autoridades (en 2009 pensaban así el 5%); y el 5,9%, porque las víctimas no detectan el riesgo que sufren.

Siete de cada diez encuestados llamarían a la policía si presenciaran un caso de violencia machista. Si fueran ellos la víctima, el 42,8% recurriría a un familiar para pedir ayuda, el 34% lo denunciaría a la policía y el 13% acudiría a los servicios sociales o sanitarios.

Menos denuncias y órdenes de protección

Miguel Lorente ha avanzado los principales datos de esta encuesta, a la espera de una versión más amplia, en una rueda de prensa en la que ha presentado el balance del Ministerio de Igualdad sobre la violencia machista en el primer semestre de 2010. Los datos revelan que se han producido cambios respecto a los primeros meses de 2009: hay menos denuncias entre las fallecidas; menos solicitudes de órdenes de protección; menos casos de homicidio con medidas de alejamiento; y un aumento de los homicidios durante la convivencia -el 68,8% vivía con su agresor frente al 46,2% de 2009-. Parte de estos cambios se explicarían por el hecho de que se incrementa la edad media de los agresores, de 46 a 48 años, y de las víctimas, de 41 a 42 años. Según Lorente, se trata de mujeres que han sido maltratadas por su pareja durante un periodo prolongado en el tiempo, por lo que minimizan el riesgo real al que están sometidas y no denuncian o, si lo hacen, en muchos casos se arrepienten y no solicitan medidas de protección.

Lorente ha señalado que el mes de julio, con nueve muertes, fue el más trágico desde 2003 y que, estadísticamente hablando, agosto es el peor mes, sobre todo la segunda quincena. "El 68% de los homicidios de agosto se dan en la segunda quincena", ha avisado. El delegado del Gobierno para la Violencia de Género ha recordado que el aumento de los casos en verano se debe a una mayor convivencia de la pareja, así como a la ausencia de rutinas que favorece el que no cese el conflicto en la misma. Lorente ha reconocido que este es un año "especialmente complicado" debido al aumento de los homicidios, ya que hasta la fecha han fallecido 42 mujeres (33 entre enero y junio), una cifra que supera la media de víctimas en años anteriores en el mismo periodo.

Otra cifra significativa es que bajan las denuncias de mujeres extranjeras, que pasan a representar el 27,4% del total (frente al 45% de 2009) y aumentan las de españolas, que ya son el 72,6% (frente al 55% del año pasado). Sin embargo, ha habido más mujeres asesinadas que eran extranjeras, el 37,5%, mientras que en el primer semestre de 2009 lo fueron el 26,9%.

Lorente ha rechazado que se pueda establecer una relación entre la crisis económica y un aumento de la violencia machista, ya que, según las estadísticas, el 51,8% de los homicidas trabajaba a tiempo completo, el 37,1% eran pensionistas y el 8,1% era demandante de empleo.

Lorente ha señalado que, de acuerdo con los datos de la policía, hay unas 500 mujeres en riesgo grave de sufrir violencia machista. Sin embargo, solo hay 369 dispositivos GPS activos, de los 3.000 que existen.

Asimismo, disminuyen un 15,7% las llamadas al número gratuito de atención a las víctimas, el 016, lo que el Ministerio de Igualdad atribuye "al mayor nivel de información".