Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las muertes relacionadas con el embarazo y el parto descienden sustancialmente

Un estudio publicado en 'The Lancet' muestra una reducción del 40% de la ratio de mortalidad materna entre 1980 y 2008

Casi 350.000 mujeres, una cada dos minutos, murieron en 2008 durante el embarazo, el parto o el puerperio. Esta cifra, que aún es espeluznante, supone una reducción del 40% en la ratio de mortalidad maternal desde 1980, el primer progreso sustancial en una generación, y un paso hacia el cumplimiento de uno de los 10 objetivos del milenio de la ONU.

En 1980, cerca de 526.300 mujeres fallecieron en circunstancias relacionadas con la maternidad, según las estimaciones de un estudio publicado por la revista médica The Lancet, frente a las cerca de 342.900 de 2008. En ese periodo, la ratio de mortalidad materna global, uno de los principales indicadores del nivel de salud y riqueza de un país, cayó de 422 a 251 cada 100.000 nacimientos.

El trabajo, realizado mediante estimaciones basadas en 2.651 observaciones en 181 países, resalta también la incidencia del HIV en las muertes relacionadas con el embarazo y el parto, especialmente en el este y el sur de África. Así, sin contar las muertes causadas por el HIV, la cifra estimada de 2008 habría sido de 281.500, un 18% menos.

Aunque los nuevos datos suponen "una razón para el optimismo", según los autores del estudio, el descenso del ratio, a un ritmo anual del 1,3% desde 1990, es muy variable, y queda lejos del 5,5% necesario para alcanzar el objetivo de la ONU: reducir para 2015 este indicador en un 75% respecto a 1990. De hecho, sólo 23 de los 181 países observados están en el camino para cumplir esa meta.

El descenso de la ratio de fertilidad (de 3,7 en 1980 a 2,56 en 2008), el aumento de los ingresos y del nivel educativo femenino, y la mejora en la atención durante el parto son los factores que, según el informe, parecen haber contribuido a la reducción de las muertes maternas. Sin embargo, como alerta el director de la revista médica, Richard Horton, no hay que bajar la guardia. "Es el momento de celebrar, y de acelerar", afirma en un comentario al estudio.

La reducción muestra, según Horton, que "dos décadas de campañas concertadas por aquéllos dedicados a la salud materna están funcionando". "Estas cifras deberían actuar ahora como un catalizador, no como un freno", defiende, para actuar de forma acelerada hacia el objetivo del milenio, lo que incluye destinar mayores recursos.

La brecha entre países ricos y pobres es aún muy grande. Más de la mitad de los fallecimientos de 2008 se produjeron en seis países: India, Nigeria, Pakistán, Afganistán, Etiopía y República Democrática del Congo. El estudio destaca que países como Egipto, China, Ecuador y Bolivia están logrando rápidos progresos para reducir las muertes maternas.

La mejoría de los datos en el este asiático ha concentrado la mortalidad materna en el África subsahariana, donde la ratio de mortalidad materna en 2008 supera 280 muertes por cada 100.000 nacimientos (en España se situó en 7).