El 'cheque-bebé' cruza la frontera

El Congreso aprueba una iniciativa para que los nacidos en hospitales fronterizos con España se beneficien de los 2.500 euros

Una decena de familias de las comarcas pirenaicas de Alt Urgell y Cerdanya recibieron a primeros de año una carta de la Agencia Tributaria en la que se les reclamaba la devolución de los 2.500 euros del cheque-bebé porque sus hijos no nacieron en España, sino en un hospital de Andorra con el que su mutua tenía un convenio de colaboración. Esta mañana el Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad una moción de Convergència i Unió por la cual el Gobierno deberá conceder a los niños nacidos en hospitales transfronterizos con España los mismos beneficios fiscales y ayudas que si lo hubieran hecho en un centro en territorio nacional. Sin embargo, el acuerdo no tendrá carácter retroactivo pero la Agencia Tributaria revisará el expediente incoado a las familias catalanas.

Algunas afectadas, como Sandra B. (nombre supuesto de una de las madres que prefiere mantenerse en el anonimato), ya han retornado el importe del cheque-bebé. Otras, como Teresa Ruiz, están pendientes de las alegaciones y recursos presentados. Las dos mujeres están indignadas y afirman sentirse agraviadas porque siendo trabajadoras y madres españolas no podrán beneficiarse de una ayuda universal aprobada por el Gobierno en verano de 2007. "Si se aprueba esta iniciativa", señala Teresa, "no me servirá de nada, pero a futuras madres sí. Para mí está siendo una mala experiencia. Me han dicho que tengo la batalla perdida con Hacienda. Soy autónoma, llevo cotizando desde los 16 años y creo que ese dinero me lo he ganado de sobras. Es indignante".

El hijo de Sandra B. tiene ahora dos años y medio. Teresa tiene dos niñas de 6 y 2 años. Ambas se quedaron de piedra cuando recibieron la carta de la Agencia Tributaria. Además de instarles a devolver los 2.500 euros, se les exigía el pago de intereses por el tiempo que han disfrutado de la ayuda y se les incoaba un expediente sancionador por fraude. Ambas aseguran que hicieron la solicitud porque estaban convencidas de que cumplían todos los requisitos y que en la documentación hicieron constar que el nacimiento de sus hijos se había producido en la clínica Meritxell de Andorra, ya que el ginecólogo de la Mutua de La Alianza que las visitó durante el embarazo en La Seu d'Urgell sólo atendía los partos de sus pacientes en el hospital andorrano. "No teníamos otra opción", añaden.

Sandra ha tenido que contratar a un abogado para la gestión de los recursos correspondientes. De momento ya ha devuelto los 2.500 euros a la Agencia Tributaria, más 222 euros de demora, y no confía en que las alegaciones presentadas sirvan para que se le restituya la ayuda y se le retire la propuesta de sanción. "Yo no oculté nada, ni pretendí engañar a nadie cuando solicité la ayuda. Lo hice porque estaba convencida de que me correspondía", explica. El expediente de Teresa está por resolverse. Envió una alegación a la Agencia Tributaria solicitando que se le eximiera de pagar los intereses porque asegura que el retraso en el pago de la ayuda se debió a un error administrativo. "Estoy de acuerdo con devolver los 2.500 euros, pero sin intereses. Ellos se pueden equivocar y no pasa nada. Si lo haces tú, lo pagas, y eso no es justo".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS