Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros aprueba la rebaja de los medicamentos genéricos

Sanidad altera el porcentaje sobre sus beneficios que deben aportar las farmacias.- Espera un ahorro de 1.500 millones

Hasta 1.500 millones quiere ahorrar el Estado en gasto sanitario con el real decreto ley sobre precios de los medicamentos que ha aprobado el Consejo de Ministros. Esta cantidad se desglosa en dos partes. Por una, 1.146 millones, conseguidos, sobre todo, con la rebaja de un 25% del precio de los medicamentos genéricos (versiones más baratas de otros antiguos porque ya no están protegidos por patentes). Por otro, se revisará (es decir, se rebajará) el precio de fármacos de uso muy común -y, en general, baratos- como antipiréticos y analgésicos. Con ello se espera un ahorro de otros 360 millones de euros.

El proyecto ya había sido adelantado la semana pasada después del Consejo Interterritorial en el que se acordó con las comunidades autónomas, y apenas ha sufrido retoques. El más señalado, una alteración en los márgenes de descuentos permitidos a las farmacias por parte de la distribución (práctica muy regulada). Por primera vez se permite que los intermediarios hagan descuentos de hasta un 5% por pronto pago o si el volumen de compra es muy alto en los fármacos innovadores. En los genéricos el descuento podrá ser del 10%.

Por otro, se eleva el importe de facturación que exime a las oficinas de farmacias de pagar una parte de sus beneficios (lo que el sector denomina el impuesto revolucionario). Esta cantidad estaba en 32.336,12 euros, y sube a 37.500. Además, se modifican los tramos (las farmacias que más ganan pagan un porcentaje mayor). Con este "guiño" se pretende compensar a las farmacias que venden menos (las de pueblos pequeños, por ejemplo) ya que estas oficinas viven de un margen del precio de los medicamentos que venden, luego cada rebaja en el importe de los fármacos afecta a su cuenta de resultados.

El Ministerio de Sanidad calcula que con la nueva tabla un 98% de las farmacias pagará menos. El porcentaje de las que quedarán exentas de hacer alguna aportación pasa del 35% al 43,8%. En cambio, las 61 oficinas que facturan al sistema nacional de salud más de 600.000 euros mensuales, pagarán un 2% más.

Lógicamente, a quienes más molesta esta medida es a los fabricantes de medicamentos, en dos grupos. A los de fármacos innovadores, agrupados mayoritariamente en Farmaindustria, no les gusta porque también fabrican de los otros, pero admiten que, dentro de lo malo, la medida al menos es "coherente" con la decisión del Gobierno de apoyar la I+D (los productos nuevos son los que menos sufren).

En cambio, para los de genéricos, agrupados en Aeseg, la medida es un duro varapalo, y dudan de que muchas empresas puedan sobrevivir, dado que las que se dedican específicamente a genéricos son, en su mayor parte, pequeñas y locales (aunque también hay grandes multinacionales).