Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garmendia informa acerca de la Ley de la Ciencia en el Consejo de Ministros

El objetivo es "consolidar a España entre los países con mayor producción científica del mundo"

El borrador de la futura Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación ha ido hoy a debate al Consejo de Ministros, donde la titular de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha expuesto los objetivos fundamentales. "La nueva norma pretende consolidar a España entre los países con mayor producción científica del mundo y mejorar la capacidad de convertir esa ciencia en innovación, lo que es clave para una economía sostenible basada en el conocimiento", resume Moncloa. Asimismo se especifica que "España es la novena potencia mundial en este ámbito", refiriéndose la clasificación internacional por número de artículos científicos publicados en las revistas especializadas. Sin embargo, en la clasificación de calidad, o impacto, de los artículos, España desciende hasta el entorno del puesto veinte. Elevar la calidad de la ciencia española con un sistema competitivo, por tanto, debe un objetivo esencial de la nueva norma, según han destacado los expertos e instituciones implicadas.

La futura Ley de la Ciencia, junto a la Ley de Economía Sostenible (también en trámite) "será parte de los cimientos sobre los que construir un nuevo sistema productivo y estable a largo plazo", resalta el resumen del Consejo de Ministros. La Ley de la Ciencia vigente, de 1986, que regula el sistema de I+D, ha cumplido un buen papel, pero varias circunstancias clave han cambiado desde entonces. "La aparición de las comunidades autónomas, con sus propios sistemas de I+D+i", ha sido el primer elemento de transformación citado por Garmendia. A continuación ha señalado la multiplicación del número de investigadores y de los recursos que se dedican a la investigación, destacando que "sólo en los últimos cinco años se han triplicado estos recursos", sin aludir al descenso del presupuesto de ciencia de este año. Por último, la ministra ha citado como cambio a tener en cuenta, respecto a 1986, la integración en el espacio europeo.

La futura ley pretende responder a tres grandes retos: el diseño de una carrera científica basada en méritos; la necesidad de un sistema de I+D más eficiente; y el cambio de modelo productivo. "Para responder al primer reto, se ofrecerá un contrato temporal desde la fase formativa previa al doctorado, eliminándose las becas en el sistema público de I+D. Además se crea un procedimiento de acceso al empleo público para ofrecer más estabilidad a la carrera de los investigadores", destaca la nota del Consejo de Ministros.

En cuanto a la eficiencia del sistema, "se crea la Agencia Española de Investigación", que realizará una gestión más ágil, flexible y estable, basada en la transparencia y la evaluación y con controles de su gestión, según explica el Gobierno. El borrador de la Ley indica que "se creará" la agencia, pero queda pendiente el cuándo y el cómo será esa agencia, algo que se desarrollaría posteriormente.

En cuanto al cambio de modelo productivo, con la ley "se reforzarán las conexiones entre el sistema público de ciencia y tecnología y el sistema empresarial", dice Moncloa. Garmendia ha destacado la novedad de un Estatuto de Joven Empresa Innovadora y la creación de una Estrategia Estatal de Innovación.

El borrador de ley, dice el Gobierno, "define un modelo de gobernanza que incluyen instrumentos de coordinación con las comunidades autónomas a través de la Estrategia de Ciencia y Tecnología y del Consejo de Política Científica y Tecnológica". Garmendia ha apuntado también otros aspectos de la ley "como la perspectiva de género la cooperación al desarrollo y la divulgación a la sociedad del conocimiento científico y la introducción de la dimensión ética".

El Ministerio de Ciencia e Innovación calcula que, con todos los trámites y debates pertinentes, la Ley pueda llegar al Parlamento en torno al próximo verano y entrar en vigor a finales de año. Garmendia ha señalado que el borrador de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación implica modificar 11 leyes vigentes.

Los sindicatos rechazan el borrador de la Ley

Mientras el borrador de la Ley pasa los trámites oficiales, los sectores implicados debaten su contenido. Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, han hecho público un comunicado en el que declaran que "en los términos actuales en que está, este borrador de Ley no puede tener" su apoyo.

Los sindicatos, tras las reuniones mantenidas con el Ministerio de Ciencia e Innovación, declaran estar de acuerdo con la necesidad de una nueva Ley de la Ciencia y recuerdan que en el contexto de grave crisis económica y de aumento del paro, "la capacidad de innovar aparece como una nueva fuente primaria de generación de productividad, diferenciación y valor para las empresas, y de progreso y bienestar para el conjunto de la sociedad".

También reconocen CC OO y UGT que el nuevo borrador de la ley supone avances respecto al de hace un año, "en cuanto a clarificar objetivos y recoger algunas de las sugerencias y propuestas de los dos sindicatos", y valoran positivamente el nuevo contrato predoctoral propuesto, en sustitución de las becas para realizar la tesis doctoral.

Tras los reconocimientos al borrador, los sindicatos enumeran las críticas. "Nuestra preocupación y total oposición a la creación de un nuevo contrato para investigadores, calificado de carácter indefinido, pero que puede ser resuelto a los tres o cinco años, añadiendo nuevas causas de despido a las existentes", destaca el comunicado. CC OO y UGT recuerdan que la ley no debe afectar sólo a los investigadores sino al conjunto del sistema, asegurando una carrera profesional a medio y largo plazo para científicos, personal técnico, de apoyo y de gestión.

Además, la ley "debe contar con el mayor consenso en su elaboración y con la participación efectiva y activa de los agentes sociales en su desarrollo, con la presencia en los órganos que se creen de control y seguimiento de la Ley".

Más información

  • El objetivo es "consolidar a España entre los países con mayor producción científica del mundo"