Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva técnica facilita el trasplante de cordón umbilical

El tratamiento permite que haya más donantes y que la recuperación sea más rápida

Para algunos cánceres, el trasplante de cordón umbilical es la mejor opción. Es lo que ocurre cuando el paciente se ha visto sometido a un agresivo tratamiento que ha acabado con su propia capacidad de generar las células sanguíneas o del sistema inmunitario. Pero esta práctica tiene dos problemas: encontrar un donante compatible, y que el trasplante actúe con la rapidez suficiente para evitar las infecciones o la anemia mientras el enfermo se recupera. Una nueva técnica descrita por el Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle (EE UU) evita ambas complicaciones, según publican los autores en Nature Medicine.

La técnica, que utiliza el denominado sistema de señalización Notch, que permite seguir el desarrollo de las células, consigue multiplicar por 164 la concentración de precursores hematopoyéticos (que luego darán lugar a las células de la sangre, desde plaquetas a glóbulos blancos). En ensayos en humanos se consiguió que el trasplante empezara a producir resultados en dos semanas, en vez de las cuatro habituales. Con ello se evita el tiempo en que el paciente es más vulnerable ante las infecciones.