Operación de captura del robot submarino en aguas gallegas

El buque 'Investigador' sale a recoger el robot científico 'Caballero Escarlata' que ha cruzado el Atlántico

Tras casi 250 días navegando en solitario desde Nueva Jersey (EEUU), el robot submarino RU27, conocido también como Caballero Escarlata o simplemente glider (planeador submarino), está a punto de finalizar su viaje en Baiona (Pontevedra). Si todo sale bien se habrá logrado, por primera vez, cruzar un océano con un artefacto así, una difícil travesía que se ha intentado antes sin éxito. Dentro de unas horas, los expertos que navegan a bordo del buque Investigadora enviarán las órdenes al robot para que se quede parado en la superficie del agua. Mañana, a primera hora, intentarán capturarlo a unas 140 millas (unos 260 kilómetros) de la costa gallega. "Salimos a buscarlo porque queremos evitar cualquier riesgo en la zona de mayor tráfico marítimo, aunque la probabilidad de colisión con un buque sea muy baja", ha explicado a EL PAIS Enrique Álvarez Fanjul, responsable de la operación, a bordo del Investigador. "Zarpamos esta mañana y ahora la mar está picada pero se puede navegar, aunque tenemos olas de cuatro metros". Estaba previsto que el buque zarpase ayer, pero una tormenta, adecuadamente predicha por Puertos del Estado, desaconsejó la operación. "Es un retraso de un día, pero ha sido un acierto", afirma Álvarez, experto de este organismo.

Más información
Recuperado el robot submarino tras completar la travesía transatlántica

Un total de 18 personas van a bordo del Investigador, incluidos siete estadounidense, un especialista de la Universidad de Las Palmas, Álvarez Fanjul y la tripulación. "Tenemos previsto iniciar la captura a las ocho de la mañana; si la mar esta bien sacaremos al agua una lancha neumática para cogerlo, con la ayuda de un submarinista; pero si hay mucho oleaje utilizaremos una grúa para subirlo al buque", explica el responsable de la operación. El robot está perfectamente localizado mediante GPS y sigue emitiendo con normalidad. "En ambiente a bordo es muy bueno, aunque algunos están un poco mareados porque la mar está picada", dice Fanjul, quien recalca que hasta que no culmine la captura del robot con éxito no se puede cantar victoria.

El glider, que ha recorrido 7.500 kilómetros alimentado únicamente por sus baterías, mide 2,4 metros y pesa 60 kilos. Es un proyecto científico de la Universidad Rutgers y de la Agencia NOAA (ambas estadounidenses). En su travesía está tomando datos de densidad del agua, salinidad, profundidad y temperatura. "Con esta operación se abre una nueva forma de explorar el océano", afirma Álvarez Fanjul.

El Investigador es un buque de 47 metros de eslora, de una empresa privada, que Puertos del Estado contrata habitualmente para el mantenimiento de su red de boyas. La llegada a tierra del glider, en Baiona, está prevista para el próximo miércoles. Pero antes habrá que cambiarlo de barco, ya que el Investigador es demasiado grande para acercarse al muelle previsto en esa localidad.

"Los estadounidenses han elegido la costa española para finalizar el cruce del Atlántico porque gracias a Puertos del Estado tenemos el mejor sistema de predicción marina", explica orgulloso Álvarez Fanful. También manifiesta su satisfacción por el hecho de que esta institución haya logrado participar en la misión científica aportando los modelos de corrientes, que se han utilizado en el guiado del robot, junto con los expertos de la Universidad de las Palmas que han aportado el software específico.

Los estadounidenses han contado a sus colegas españoles que Barack Obama está muy interesado en la misión, y que si la operación de captura del robot submarino se realiza el viernes a primera hora lo notificarán inmediatamente a la Casa Balnca y que la noticia se incluirá en el primer resumen del día que se prepara para el presidente. "Obama desayunará con el glider", añade Álvarez Fanjul.

El robot <i>Caballero Escarlata</i> ha cruzado el Atlántico
El robot <i>Caballero Escarlata</i> ha cruzado el AtlánticoRUTGERS UNIVERSITY
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS