Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Europa habla de antibióticos

El 18 de noviembre es el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, coordinado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC). Un día en el que todos los países europeos hablarán de los antibióticos para advertir de la progresión de las resistencias y que todos nos responsabilicemos para que las generaciones venideras sigan disponiendo de los antibióticos.

¿Por qué un Día para los antibióticos? Porque nos estamos quedando sin ellos debido a la progresión acelerada de las resistencias, porque la medicina actual no es posible sin los antibióticos y porque las medidas de contención de las resistencias nos involucran a todos: ciudadanos, personal sanitario y autoridades.

El aspecto central de la campaña de 2009 del Día Europeo es la promoción del uso adecuado de los antibióticos en los médicos que prescriben antibióticos en asistencia primaria (médico generales, pediatras, dentistas), con particular atención a las infecciones virales del tracto respiratorio tales como el resfriado común o la gripe que no deben ser tratadas con antibióticos. La automedicación y la obtención de antibióticos sin diagnóstico y sin receta médica son prácticas especialmente nocivas. El uso prudente sería eficaz para que las bacterias no adquirieran nuevas resistencias.

Pero su uso prudente no es la única estrategia. Las prácticas encaminadas a prevenir las infecciones incluyendo el lavado de manos son necesarias para prevenir la diseminación de las bacterias ya resistentes. Diversos países Europeos, incluyendo España, han llevado a cabo campañas para el lavado de manos.

Otra estrategia esencial consiste en el desarrollo de nuevos antibióticos con nuevos mecanismos de acción, no simplemente la modificación de antibióticos previos. Un informe reciente del ECDC y la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) señaló la existencia en Europa de una fisura importante entre el aumento de bacterias con resistencias a múltiples familias de antibióticos y el estado actual, del desarrollo de nuevos antibióticos (El desafío de las bacterias: hora de actuar).

El 80-90% de los antibióticos que se consumen en España en medicina humana tiene lugar en la comunidad y el resto en el hospital, por eso la campaña de uso prudente de los antibióticos se centra en la atención primaria sobre todo. EL CDC de Atlanta, USA, también tiene su propia campaña (Get Smart).

Casi el 50% del total de consumo de antibióticos se realiza para fines veterinariarios. La resistencia a los antibióticos es también un problema serio en las llamadas infecciones zoonóticas bacterianas procedentes de los animales. El uso prudente aquí y el control mediante diagnóstico y prescripción de los veterinarios es igualmente una de las recomendaciones más importantes.

Gran parte de la medicina moderna (trasplantes, cáncer, gran cirugía) no es posible sin antibióticos eficaces. La resistencia a antibióticos es, además de un problema de salud pública, un riesgo individual para la seguridad del paciente y pacientes somos potencialmente todos.

José Campos Marqués es especialista en Microbiología Clínica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS