Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto un gigantesco conjunto de galaxias situado a 6.700 millones de años luz de la Tierra

Los científicos han estimado que el conglomerado galáctico es, al menos, 10.000 veces más masivo que la Vía Láctea

A una distancia de unos 6.700 millones de años luz de la Tierra hay un gigantesco conjunto de galaxias, desconocido hasta ahora, que debe ser 10.000 veces más masivo que nuestra Vía Láctea. "Es la primera vez que observamos una estructura tan rica y notable en el universo lejano", afirma el líder del equipo que la ha detectado, Masayuki Tanaka, del Observatorio Europeo Austral (ESO). La estructura es un filamento formado por galaxias que se extiende a lo largo de 60 millones de años luz. Es como una pieza del esqueleto del universo, dicen los astrónomos.

¿Cómo han descubierto esta estructura? Los científicos han ido midiendo al distancia desde la Tierra hasta 150 galaxias, una por una, situadas en una zona del cielo en la que habían identificado previamente la existencia de un denso conglomerado galáctico. Al determinar la distancia a cada una han logrado hacer un mapa tridimensional de esa región del cielo en el que se aprecia la gigantesca estructura. Los resultados se presentan en la revista Astronomy and Astrophysics.

"La materia no está distribuida uniformemente en el universo. En nuestra vecindad cósmica, las estrellas forman galaxias y las galaxias normalmente forman grupos y conjuntos galácticos", explica Tanaka en un comunicado del ESO. "Las teorías cosmológicas mayoritariamente aceptadas predicen que la materia también se apelotona a escala mayor, en la llamada telaraña cósmica, en la que las galaxias, integradas en filamentos, se alargan entre vacíos, creado una estructura gigantesca y tenue".

Esos filamentos de millones de años luz de longitud deben constituir el esqueleto cósmico en torno al cual se van agregando galaxias y en las intersecciones de estos filamentos se forman gigantescos conjuntos galácticos. Nunca hasta ahora se habían logrado pruebas de la existencia de estas estructuras filamentosas a grandes distancias cósmicas.

Para hacer las observaciones, Tanaka y sus colegas han utilizado dos de los mayores telescopios del mundo (del rango de ocho metros de diámetro), uno en cada hemisferio: el Subaru japonés, que está en Hawai, y uno de los cuatro VLT, del ESO y ubicados en Chile. Estos astrónomos consideran que hasta ahora han hecho algo así como demografía galáctica, "y ahora queremos pasar a hacer sociología, estudiando cómo las propiedades de las galaxias dependen de su entorno en una fase del universo en la que éste tenía sólo dos tercios de su edad actual", avanza Tanaka.