España baja al puesto 46 en la lista de libertad de prensa

Reporteros sin Fronteras denuncia las amenzas de ETA a los periodistas y lamenta el veto de los partidos en los mítines electorales

La libertad de prensa se deteriora en Europa. Y también en España. Sólo 15 de los 20 países mejor situados en la lista que anualmente elabora Reporteros sin Fronteras (RSF) son del Viejo Continente, frente a los 18 de año pasado. Respecto a 2008, España ha bajado siete puestos hasta colcarse en el 46. RSF atribuye este descenso al clima de hostilidad y a las amenazas que para algunos periodistas representa la organización terrorista ETA. En este sentido, RSF recuerda el coche bomba que explotó el pasado 31 de diciembre en la sede de la televisión autonómica vasca ETB y los ataques a otros medios en Bilbao.

La organización constata también que España no ha conseguido regular la cobertura informativa de las campañas electorales. El hecho de que la mayoría de los grandes partidos ofrezcan enlatados los mítines de los candidatos limita la actuación de los profesionales de la información, especialmente en el ámbito televisivo, y reduce la libertad editorial "a un simple espacio de propaganda política". RSF lamenta también la condena a dos periodistas de la revista satírica El Jueves por una caricatura obscena de los Príncipes de Asturias.

Pese a todo, España está tres puestos por delante de Italia, el país peor clasificado de los seis miembros fundadores de la UE. A las presiones ejercidas por el primer ministro, Silvio Berlusconi, y a su intervencionismo exacerbado sobre la prensa se une la violencia que ejerce la mafia contra los periodistas. Tampoco Francia sale bien parada. Ocupa el puesto 43 y retrocede 8 punto respecto al año pasado como consecuencia de las imputaciones, detenciones provisionales y registros en los medios de comunicación. A esto se une la cada vez más frecuente injerencia de las autoridades políticas, sobre todo del jefe de Estado, Nicolas Sarkozy.

Frente al descenso de estos países, Estados Unidos experimenta un espectacular avance y se coloca en el puesto 20 del escalafón (el año pasado ocupaba el 40). RSF destaca la actitud "menos belicosa" de su presidente, Barack Obama. En el polo opuesto se coloca Israel, que pierde 47 puntos y ocupa el 93 de la clasificación. En este desplome tiene mucho que ver la operación militar "Plomo Fundido" llevada a cabo por Israel contra la Franja de Gaza. RSF denuncia que la censura militar aplicada a todos los medios de comunicación también deja rondar una amenaza sobre la profesión.

El secretario general de RSF, Jean-François Julliard, considera "inquietante" constatar que "unas democracias europeas tales como Francia, Italia o Eslovaquia siguen, año tras año, perdiendo puestos en la clasificación". "Europa debe demostrar ejemplaridad en materia de las libertades públicas. El efecto Obama, que permitió a Estados Unidos subir 20 puestos, no basta para tranquilizarnos. Al final de la clasificación, nos preocupa particularmente la situación en Irán. El país se acerca de manera peligrosa al trío infernal en cuanto a la libertad de prensa, constituido desde hace años por Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán", añade Julliard.

Lo más visto en...

Top 50