Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de paz de Louisiana se niega a casar a una pareja interracial

Afirma que la mayoría de estas uniones termina en divorcio y alega que debe proteger a los futuros hijos del matrimonio

Un juez de paz de Louisiana niega se ha negado a dar una licencia de matrimonio a una pareja interracial. Keith Bardwell, juez de paz en Tangipahoa Parish aseguró que tomaba la decisión en beneficio de los hijos que la pareja pueda tener ya que, aseguró que su experiencia le ha demostrado que la mayoría de los matrimonios interraciales no suele durar, según informa el periódico Huffington Post.

"Yo no soy racista. No creo en la mezcla de ls razas de esa manera. Tengo muchos amigos negros. Vienen a mi casa, usan mi cuarto de baño, les caso. Les trato como a todos los demás", aseguró ayer a Associated Press.

Bardwell afirmó que ha discutido el tema con negros y con blancos y que ha llegado a la conclusión de que la mayoría de la sociedad no acepta fácilmente a los hijos de tales matrimonios. Ni la sociedad negra ni la blanca, dice.

"Hay un problema con los dos grupos para aceptar a un niño de este matrimonio. Creo que son los menores los que sufren, y no quiero contribuir a ello", dijo al Huffington Post.

Bardwell estima que se ha negado a casar a unas cuatro parejas por este motivo a lo largo de su carrera. Todos en los últimos dos años y medio.

La pareja, Beth Humphrey, de 30 años, y Terence McKay, de 32, estudian presentar una queja por discriminación ante el Departamento de Justicia de EEUU. Humphrey, gerente de cuentas en una empresa aseguró que ella y McKay, soldador, acaban de instalarse en Louisiana. Ella es blanca y él negro. Humphrey planea inscribirse en la Universidad de Nueva Orleáns para seguir un post grado en Política de Minorías.

"Lo que ha pasado es increíble. No esperábamos que ocurriese a estas alturas", aseguró la mujer. Humphrey explicó que telefoneó a Bardwell el 6 de octubre para preguntarle cómo podía obtener una licencia de matrimonio y la esposa de éste le dijo que el juez no firmaría una licencia para un matrimonio interracial. Le recomendó que acudiese a otro juez.

"Es realmente sorprendente y decepcionante ver estos problemas surgen todavía en 2009", dijo Katie Schwartzmann, abogada de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés). "El Gobierno no puede decir a la gente si pueden o no casarse", aseguró la letrada, quien explicó que el Tribunal Supremo lo dictaminó en 1967.

La ACLU ha enviado una carta al Comité Judicial de Louisiana -un organismo que supervisa a lo jueces de paz? exigiendo que investiguen a Bardwel y recomendando que se le apliquen "las sanciones disponibles más severas, debido a la intolerancia descarada que constituye además una grave amenaza para la administración de justicia". "Él juez sabía que estaba violando la ley", afirmó Schwartzmann.