Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hipertenso infantil lo será de mayor

Una guía europea intenta atajar un problema que afecta a mil millones de personas

Más de mil millones de personas son hipertensas. Lo que todavía no se sabe es cuántas de ellas ya tenían la tensión alta de pequeñas. Pero lo que sí está claro es que, con el aumento de la obesidad infantil (ya tienen exceso de peso casi el 30% de los niños españoles), cada vez serán más. Atajar el problema no es sencillo. Como otras enfermedades relacionadas con el sobrepeso, la única solución es empezar de jóvenes. La guía europea sobre hipertensión en niños y adolescentes, en cuya elaboración ha participado el Centro de Investigaciones Biomédicas en Reb sobre Obesidad y Nutrición (Ciberobn), es el primer intento consensuado para combatirla.

"Las directrices hacen referencia a las condiciones médicas genéricas que influyen en la hipertensión arterial infantil; por ello, su papel debe ser educativo y no prescriptivo o coercitivo a la hora de tratar individualmente a cada paciente", dice la médica Empar Lurbe, miembro del Ciberobn y coautora del trabajo. "Las recomendaciones serán de vital importancia en la lucha contra la creciente proliferación de enfermedades cardiovasculares en los adultos, estableciendo estrategias preventivas que permitirán combatir la hipertensión desde una edad temprana", añade.

Si no es tratada o controlada, la hipertensión altera la estructura y función de los denominados órganos diana, entre los que se encuentran el corazón, los riñones, las arterias periféricas y el sistema nervioso central principalmente.

Por su relación con la obesidad, los consejos sobre lo que se puede hacer con los niños y adolescentes son comunes: aumentar la actividad física aeróbica, mantener constante un peso normal, reducir el consumo de sodio y consumir una dieta rica en frutas, vegetales y lácteos bajos en grasa.

Según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud, el 27,6% de los menores de 2 a 17 años tienen sobrepeso, de los que el 9% son obesos. El sedentarismo es una de las causas claras. Un estudio reciente revela que los niños que ven la televisión menos de ocho horas a la semana tienen un riesgo menor de padecer obesidad que el resto. Las cadenas de televisión se han comprometido a reforzar la vigilancia sobre los anuncios de alimentos orientados a los niños, evitando mensajes reclamo que fomenten los beneficios derivados de su consumo como la fuerza, el crecimiento, la habilidad o el crecimiento, y a sancionar el incumplimiento de estas normas.

Los expertos abogan por una terapia multidisciplinar basada en la implantación de las nuevas tecnologías en la salud pública para tratar la obesidad infantil. Por ello, el Ciberobn ha colaborado en la creación de la primera solución informática que motiva a los niños obesos a llevar un tratamiento adecuado para atajar la obesidad. La iniciativa, bautizada con el nombre de Etiobe (e-terapia inteligente de la obesidad infantil), tiene como principal objetivo la motivación, incrementando la eficacia del tratamiento. Sus aplicaciones incentivan a los niños con mensajes positivos presentándose como juegos con ejercicios físicos adaptados a las necesidades de cada paciente. Para conseguir atajar la obesidad infantil, sobre este sistema intervienen todos los actores implicados en el proceso (médicos, psicólogos, ingenieros, padres y profesores), asegurándose así de que el niño cubra las pautas establecidas de la manera más natural posible, incentivándolo y recompensándolo en función de sus logros.