Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Broecker: "Hay que adoptar medidas más contundentes contra el cambio climático"

El científico que primero alertó del calentamiento global cree que se seguirán utilizando combustibles fósiles

El investigador estadounidense Wallace S. Broecker (Chicago, 1931) cree que es necesario adoptar medidas más contundentes contra el cambio climático. Sabe de lo que habla porque fue el primer científico en alertar del cambio climático en 1975, un año antes de los primeros indicios de calentamiento. Aquel año publicó en la revista Science el artículo Cambio Climático: ¿Estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?". Se convirtió así en el primero en usar el término "calentamiento global", y también en predecir que ya a principios del siglo XXI las temperaturas subirían por las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la acción humana. Broecker se encuentra en Madrid para recibir el próximo jueves el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático en su primera edición.

"Sería necesario adoptar medidas más contundentes contra el cambio climático a lo largo de los próximos años", ha señalado en Madrid. "Ha llevado mucho tiempo convencer a los ciudadanos de que estamos ante un problema grave y global. Finalmente en los últimos cinco años ha habido un gran cambio y la gente admite que hay un calentamiento y que si siguen aumentando las emisiones el planeta se calentará más".

Broecker recuerda como "una casualidad" su uso del término "calentamiento global". "Simplemente usé las palabras para el titular. En ese artículo alertaba de que estábamos al borde de un calentamiento pronunciado, y era 1975 (...) Un año después realmente empezó [a detectarse el calentamiento], así que fue una predicción muy interesante".

No fue el único terreno en que Broecker resultó pionero. Estrenó el estudio del intercambio de gases entre el océano y la atmósfera, en los años setenta. Y fue el primero en investigar cómo el océano absorbe el dióxido de carbono atmosférico y ejerce así un papel clave en la regulación de la temperatura global.

Catedrático en el Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra en la Universidad de Columbia (Nueva York), Broecker cree que seguiremos dependiendo de los combustibles fósiles "porque las energías renovables no bastan para sustituirlos, en especial en los países pobres. Deberíamos potenciarlas al máximo, pero aún así será insuficiente. No podemos confiar en que en los próximos 50 años despeguen del todo. Necesitamos una solución de emergencia", opina.

Por ello, Broecker defiende una tecnología aún experimental: el secuestro y almacenamiento de carbono. "Se trata de buscar un refuerzo a las energías renovables, no una alternativa. Pero es absolutamente esencial que dediquemos esfuerzo al secuestro de carbono, que aprendamos cómo llevarlo a cabo de forma que no dañe al medio ambiente y que tenga unos costes energéticos y económicos aceptables".