Sanidad quiere un rápido acceso a la vacuna de la nueva gripe

El ministerio y las farmacéuticas firmarán un acuerdo para asegurar el suministro

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado empezar a negociar ya con las farmacéuticas un acuerdo para que, en cuanto esté disponible, las autoridades tengan acceso a la vacuna para la nueva gripe. La decisión, acordada este miércoles en Mérida durante la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pretende garantizar suministro para un 25% de la población (la misma cantidad para la que hay antivirales). El objetivo es poder establecer cinturones sanitarios cuando, previsiblemente, la gripe se recrudezca el próximo otoño.

La decisión -de momento, una voluntad de intenciones- no parece difícil de llevar a cabo. España, con su sistema público de salud, es un cliente privilegiado de las farmacéuticas. De hecho la propia Farmaindustria (la patronal que agrupa a la mayoría de las grandes del sector) ya acordó con Sanidad a principios de este año -siendo ministro Bernat Soria- mantener la inversión en I+D en el país y los puestos de trabajo. Con un crecimiento de más del 6% anual de la facturación al Sistema Nacional de Salud (una cifra seguramente inferior a la real porque no se incluyen las compras de los hospitales), los laboratorios saben que tienen en sistemas como el español un seguro para tiempos de crisis.

Más información

La negociación tiene tiempo. El proceso de fabricar una vacuna para una nueva cepa de virus de la gripe dura unos tres meses, por lo que las primeras unidades no estarán disponibles hasta otoño. Para entonces no se sabe cuál será la situación de la epidemia. Por eso Sanidad, que centralizará la negociación para conseguir mejores precios y un sistema más efectivo, se cura en salud, y en la nota en la que anuncia el acuerdo añade que "definirá los criterios de la compra de vacunas siguiendo las recomendaciones que determinen las autoridades sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS)". La ministra de Sanidad, Trinidad jiménez, aclaró tras la reunión que, aparte de centralizar la compra, su departamento se asegurará de que haya vacunas para "todo el que la necesite".

El acceso a las vacunas de la gripe es un viejo caballo de batalla de las administraciones españolas. Cuando en 2003 se inició la expansión de la gripe aviar, hubo un intento fallido de conseguir que uno de los fabricantes estableciera una planta en la Comunidad de Madrid. Pero la empresa (una multinacional suiza) fue absorbida cuando el acuerdo no se había firmado, y España se quedó sin la ansiada planta. Luego, la evolución del temido H5N1 quitó relevancia al asunto. En seis años, sólo ha habido un caso de un ave infectada en España. Pero ahora el tema cobra nueva actualidad. Además se da el hecho de que al contrario que otros países, en España la población es más partidaria de vacunarse (lo hace más del 50% de los mayores de 60 años) que de esperar a tener la gripe para medicarse. Por eso, por ejemplo, los antivirales como el Tamiflu ni siquiera están subvencionados por el Sistema Nacional de Salud.

Lo más visto en...

Top 50