Reportaje:

Europa responde a los universitarios con un compromiso de financiación pública

Los estudiantes europeos dicen que si no se blindan esos fondos se legitimarán las protestas 'anti-Bolonia'

Los ministros de Educación de los 46 países que participan en el proceso de Bolonia que debería completarse, aunque no lo estará del todo, en 2010, ya se marcan metas pensando en 2020. La más llamativa es conseguir que para entonces el 20% de los universitarios del continente realicen parte de sus estudios fuera de su país. Mientras tanto, y en respuesta a las demandas estudiantiles, los gobiernos se han comprometido a mantener la financiación pública como principal prioridad para el mantenimiento del sistema universitario. España aspira a alcanzar un 40% de becarios en la educación superior.

Las reuniones de la pasada semana en las ciudades universitarias de Lovaina (neerlandófona) y Lovaina la Nueva (francófona) estuvieron festoneadas por la protestas de unos centenares de estudiantes, alzados contra el fantasma de la privatización y de los costes de la formación, cuyos ecos resonaron en los debates ministeriales. "Los estudiantes deben hacer oír su voz y aquí se les ha escuchado", dice Ligia Deca, rumana, estudiante de la carrera diplomática y presidenta del Sindicato Europea de Estudiantes. Fue ella la que el primer día, en el espléndido marco de la biblioteca de la universidad de Lovaina, advirtió a los ministros que si no se blindada la financiación pública se daría legitimidad a las protestas callejeras.

La declaración que salió en la jornada que se cerró en el Aula Magna de Lovaina la Nueva fue satisfactoria para Deca y para Guillermo Rodríguez Lorbada, estudiante de Telecomunicaciones en Madrid y representante para Europa de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREU). "Los principios a favor de la reforma que supone Bolonia son necesarios y ningún estudiante puede estar en contra", indica Rodríguez Lorbada. "Y con el hincapié que se ha hecho en la dimensión social yo veo que la declaración final no cojea".

Sin embargo, mientras él habla, fuera la policía mantiene a raya a otros estudiantes, en la que ha sido la primera protesta estudiantil en la corta historia de Lovaina la Nueva, creada tras la traumática expulsión en 1968 de los francófonos de la universidad fundada en 1425 en Flandes, la que frecuentara Erasmo. El representante del CREUP atribuye las protestas más que al proceso de Bolonia propiamente dicho a una confusa amalgama de factores, espoleados en España por intereses espurios, y a una falta de información y comunicación.

"La principal queja es que la universidad se va a privatizar" constata. La traducción es: costes altos y deserción del sector público. Rodríguez Lorbada esgrime en contra de esa idea la "dimensión social" y la "responsabilidad pública" que recoge la declaración final suscrita por los 46 ministros. Tiene destacado en su copia, entre otros, el punto 23, relativo a la financiación: "En el marco de las responsabilidad pública confirmamos que la financiación pública sigue siendo la principal prioridad para garantizar un acceso equitativo y para promover el desarrollo sostenible de instituciones autónomas de educación superior".

El futuro ingeniero hace hincapié en que el Gobierno español mantiene las becas de grado (que sustituye a diplomaturas y licenciaturas) y máster, y que para éstos últimos se añaden los llamados 'prestamos renta', de 6.000 euros y hasta 21 mensualidades de 800 euros, con dos años de carencia y reintegrables gradualmente a partir de ingresos profesionales superiores a los 22.000 euros anuales. Las cantidades no devueltas al cabo de 15 años, prescriben. "Muchos objetan al 'préstamo renta' porque piensan que sustituyen a las becas y no es así. Basta con estar matriculado en un máster", apunta el representante estudiantil.

Ángel Gabilondo, ministro de Educación, cree que la movilidad del 20% para 2020 es un elemento que favorece el desarrollo personal e incrementa la empleabilidad de los futuros profesionales y se propone crear igualdad de oportunidades para ello. Hoy, la movilidad exterior de los universitarios españoles ronda el 8%, según el ministro. "Para el curso 2009-2010 hay ya un compromiso de 37,9 millones de euros para nuevas becas", dice. "Me gustaría que fuesen becas de movilidad fuera y dentro de España".

En la lucha a brazo partido por unos Presupuestos para una economía en recesión y exigencias perentorias, Gabilondo dice que va a seguir reclamando fondos para becas, para que ese 20% de universitarios españoles que hoy disfrutan de beca llegue a convertirse en un 40%. "Hay que buscar una política de becas, mayor financiación, y más en estos tiempos de crisis en que invertir en investigación y conocimiento es más necesario que nunca", dijo Gabilondo.

Lo más visto en...

Top 50