Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ikea devolverá el dinero a los compradores de ropa de cama rellenada con plumas de aves vivas

La empresa sueca rescindirá sus contratos con los proveedores chinos autores de estas prácticas "de crueldad animal"

La multinacional sueca Ikea ha confirmado hoy que algunos de sus proveedores en China le están suministrando plumas de aves vivas para el relleno de edredones y almohadas de la marca, por lo que ha decidido devolver el dinero a todos aquellos clientes que hayan adquirido estos productos y se sientan "incómodos" con su procedencia.

Los afectados pueden ponerse en contacto con los establecimientos de la firma o acudir a ellos para cambiar el producto o para que les devuelvan el dinero, indica Ikea, que explica que, tras una investigación iniciada a principios de mes, ha decidido rescindir sus contratos con los proveedores chinos implicados en el caso, como muestra de su rechazo a "cualquier tipo de crueldad animal".

"Hemos visitado instalaciones de proveedores y sub-proveedores, así como granjas, donde se han realizado un gran número de entrevistas. Esta investigación no ha finalizado", destaca la compañía, que lamenta "haber confiado en que nuestros acuerdos se estaban cumpliendo estrictamente a lo largo de todo el proceso de fabricación, incluyendo las granjas de aves en el campo".

Asimismo, Ikea ha anunciado que pondrá en marcha "un sistema de trazabilidad para los productos elaborados con pluma y plumón", con el objetivo de que se garantice "la seguridad de todos los pasos en esta compleja cadena de proveedores".

Alrededor del 80% de las almohadas y edredones de Ikea lleva un relleno de fibras sintéticas y/o naturales, mientras que el 20% restante contiene plumas o plumón, principalmente de pato.