Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre permanece en coma en Girona tras una riña en un 'pub'

El herido, de 27 años y nacionalidad rumana, permanece en el Hospital Josep Trueta con pronóstico reservado

Un hombre de 27 años ingresó la madrugada del domingo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Josep Trueta de Girona en coma por un golpe en la cabeza recibido en una pelea en un pub de Els Arcs de Empuriabrava (Girona), según confirmaron hoy los Mossos d'Esquadra. La riña comenzó en el interior del lugar y después se trasladó a las afueras del bar, aunque no se han esclarecido el origen del enfrentamiento.

Los amigos de la víctima, que denunciaron el caso el lunes, apuntaron hacia los porteros de la sala como presuntos responsables de la pelea. Los Mossos d'Esquadra, sin embargo, rechazaron este martes esta posibilidad y aseguraron que la reyerta se produjo entre clientes. De hecho, los altercados empezaron en el interior del pub Star por una discusión absurda, como suele ocurrir en estos casos. El personal del local sacó a la calle a los alborotadores. Allí siguieron los enfrentamientos. En un momento dado, el joven Constantin N., rumano de 27 años, recibió un fuerte golpe en la cabeza. La policía autonómica investiga si se trata de una agresión intencionada o si el chico resbaló y se golpeó contra el suelo o contra una pared.

El local llevaba abierto unos pocos meses. Fuentes del sector del ocio nocturno de la localidad de Empuriabrava aseguraron que el pub Star ya había sido fuente de peleas anteriores entre clientes. El local permanece cerrado desde ayer. Hace dos semanas la comisión de gobierno del Ayuntamiento había ordenado la clausura del bar por no adaptarse a las normativas de seguridad.

Fuentes del Ayuntamiento han explicado que la pelea ha sido "la gota que colmó el vaso" para emprender el cierre, y que no dejará a los propietarios abrir de nuevo. Este era el único local de esta zona que no se había reformado cuando el Ayuntamiento y los responsables de los bares y discotecas decidieron renovar el ambiente de este municipio, que se había convertido en un punto conflictivo.