Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca de tres millones de musulmanes comienzan la peregrinación anual a la Meca

Las autoridades han movilizado a 100.000 efectivos para garantizar la seguridad, con las avalanchas como principal amenaza

La peregrinación anual a La Meca (Arabia Saudí) ha comenzado hoy con la presencia de casi tres millones de fieles procedentes de todo el mundo, que iniciaron el Hach con una visita al valle de Mina en una jornada de meditación y recogimiento.

Según la agencia oficial de noticias saudí SPA, desde primera hora de la mañana grandes grupos de peregrinos se dirigieron a Mina, a unos diez kilómetros al este de La Meca, en el llamado Youm el Taruela (día de la reflexión), una jornada dedicada

al recogimiento, la meditación y la oración. Es en Mina donde, según el Islam, Abraham acudió para cumplir la orden de Dios de sacrificar a su hijo Ismael, antes de que Alá le enviara un carnero.

Vestidos con el Ihram, dos piezas de tela blanca sin costura para los hombres y una túnica larga para las mujeres, todos entonan al unísono "Labbaik Allahuma Labbbaik" (Aquí estoy, oh señor), con distintos acentos de todo el mundo, al tiempo que avanzan hacia el valle.

Medidas de seguridad

Un total de 100.000 efectivos de los cuerpos de seguridad se han desplegado en los lugares santo, ante el riesgo de atentados y sobre todo para ordenar el tránsito de los peregrinos y evitar las frecuentes estampidas.

Las autoridades saudíes han preparado en Mina 60.000 tiendas de campaña ignífugas (para evitar los incendios, como el que acabó con la vida de más de 200 personas en 1997 ) además de hospitales, centros de telecomunicaciones, locales comerciales y ambulancias para atender a los creyentes

La presencia de los fieles en Mina durará hasta la próxima madrugada, cuando comenzarán a subir al Monte Arafat, conocido también como Yabal Al Tauba (arrepentimiento), considerado el ritual más importante del Hach. En este monte, el profeta Mahoma pronunció hace catorce siglos su último sermón en medio de miles de sus seguidores, dos meses antes de su muerte en la ciudad de Medina, donde está enterrado.

Los peregrinos permanecerán en el monte hasta la puesta de sol de mañana, antes de dirigirse a la localidad vecina de Muzdalifa, donde pasarán la noche. En Muzdalifa recogerán guijarros para lapidar tres columnas que se encuentra en Mina, y que simbolizan las tentaciones del diablo.

La siguiente etapa de la peregrinación consiste en ir a la ciudad de Meca y dar siete vueltas entorno a la Kaaba, un recinto cuadrado que según la tradición islámica sus bases fueron construidos por Adán y el edificio por Abraham, con la ayuda de su hijo, Ismael. Los musulmanes consideran éste edificio como el centro del mundo, en su interior se guarda la "piedra negra", considerada un pedazo desgajado del paraíso.

La peregrinación culminará con la matanza de corderos, vacas, carneros e incluso camellos, el próximo lunes, que marcará el inicio del "Eid al Adha" o "Fiesta del Sacrificio".

Entre los mandatarios extranjeros que tienen previsto efectuar la peregrinación están el presidente egipcio, Hosni Mubarak, el de Sudán, Omar al Bashir, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, según la agencia oficial saudí SPA.

La peregrinación o "Hach", que se desarrolla en el último mes del año musulmán, es el quinto pilar del Islam y lo debe completar al menos una vez en la vida todo musulmán que goce de salud y de medios económicos.