Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un padre acepta siete años de condena por violar a su hija durante dos años

Evita así el juicio y logra una reducción de pena, ya que el fiscal había solicitado nueve años y medio de prisión

Un hombre ha aceptado una condena de siete años por haber estado violando a su hija un mínimo de 20 veces durante dos años cuando tenía entre 14 y 16 años. La Audiencia de Barcelona debía celebrar este martes el juicio contra Carlos Huertas Grimaldi, de 42 años, para quien el fiscal solicitaba nueve años y medio de cárcel por un delito continuado de abuso sexual. Sin embargo, el hombre ha aceptado la condena a cambio de que el fiscal rebajase la pena a siete años de cárcel y eso ha evitado el juicio. Ahora, el tribunal de la Sección Veinte, que es el que tenía que juzgar el caso, dictará lo que se denomina una sentencia de conformidad, a partir de los hechos aceptados por el acusado. Esa sentencia será firme y, por tanto, no podrá ser recurrida.

El padre se encuentra encarcelado desde que se descubrieron los hechos en 2007. La fiscalía explica en su escrito que los abusos sexuales se produjeron entre el verano de 2004 y el de 2006. El hombre pertenece a una familia acomodada y era propietario de una escuela de vuelo de la población barcelonesa de Moià, en el interior de Cataluña. Los abusos se produjeron en esas dependencias, así como en el domicilio familiar de esa población y en el barco que el padre tenía anclado en Mataró, según el relato de la fiscalía.

Fueron una veintena de ocasiones, recuerda el fiscal, las que el hombre, aprovechando que estaba solo con su hija, nacida en octubre de 1990, la obligó a mantener relaciones sexuales, realizándole tocamientos en las partes íntimas y penetrándola en diversas ocasiones por vía bucal y vaginal, con la introducción del pene y los dedos. El forense considera que la chica presenta una disfunción en el ámbito sexual compatible con un "trastorno por estrés postraumátrico".