Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia, Madrid y Cataluña están a la cabeza en agresiones racistas

El Movimiento Contra la Intolerancia recuerda que se producen 4.000 agresiones "de odio" al año en España

El Informe Raxen especial 2008, elaborado por el Movimiento contra la Intolerancia, recoge cerca de 230 casos de xenofobia y violencia ultra registrados en España durante 2007, la mitad de ellos en la Comunidad Valenciana, Madrid y Cataluña.

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, ha presentado hoy este informe en Valencia, en cuya autonomía hubo el año pasado el mayor número de incidentes de xenofobia, racismo y odio, un total de 43, seguida de la Comunidad de Madrid (36 casos) y Cataluña (34). En estas regiones se recogen casos de juicios contra neonazis y la ultraderecha, violencia ultra en el fútbol, violencia racista, homófoba y neonazi, vandalismo ultra, abusos y malos tratos policiales xenófobos, violencia hacia indigentes, terrorismo nazi, violencia escolar o negación del holocausto.

"Vivimos un serio rebrote de acciones neofascistas en España, muy significativa en Valencia, Madrid y Cataluña, que se caracteriza a diferencia de los años 90 por una fuerte y visible componente de agitación y una dinámica de violencia más clandestina, no reivinicada", asegura el informe. También denuncia que no se genere "la reacción legal y democrática pertinente" e insta a la creación de una "Fiscalía Especial" para perseguir de oficio los crímenes de odio y delitos de intolerancia, de una Ley de Igualdad de Trato contra la Discriminación y de un Plan integral que proteja los derechos de personas y colectivos afectados.

El informe incluye además una "lista incompleta" de 74 personas que han fallecido en el periodo 1991-2007 por las acciones de violencia racista y de odio criminal protagonizadas, en su mayoría, por ultras y bandas neonazis.

'Lista incompleta' de 74 muertos por violencia racista

Entre ellos se encuentra el asesinato en Madrid en noviembre de 2007 de Carlos Javier Palomino, de 16 años, que murió de una puñalada en el corazón que le asestó un ultra, o el de María del Rosario Endrinal, indigente que en diciembre de 2005 fue quemada viva cuando dormía en un cajero en Barcelona.

También hace referencia a los asesinatos cometidos en Sagunto (Valencia) en 2005 y Castellón en 2004, donde sendos inmigrantes marroquíes murieron tras recibir una paliza de un grupo de jóvenes; en Alicante en 2002, cuando un indigente búlgaro también murió tras ser apaleado y linchado por cuatro jóvenes, o en Valencia en 2001, cuando un inmigrante tunecino fue apedreado y acuchillado.

El asesinato de una empleada del Ayuntamiento de Valencia en febrero de 2003 en su piso, donde apareció una cruz nazi dibujada con pasta dentífrica, o el de Fernando Bertola, estudiante de Derecho de 21 años que fue asesinado en 1997 de una puñalada en el corazón asestada por un conocido skin head, figuran asimismo en ese balance.

El informe hace referencia a partidos que impulsan objetivos xenófobos, como Democracia Nacional, Nación y Revolución-Combat España, Alianza Nacional o España 2000, entidades que organizan manifestaciones xenófobas, conciertos fascistas y conferencias antisemitas. Además, alerta de que Internet se ha convertido en el "principal espacio de propaganda y difusión del odio", ya que la Red "proporciona difusión, debate, distribución de música y otras mercaderías, hasta conexión con potentes redes internacionales de grupos racistas, antisemitas y de intolerancia extrema".

Durante 2007, según el informe Raxen, se han celebrado en España decenas de conciertos racistas y neonazis que se convierten en "lugares de adoctrinamiento y de captación de los grupos ilícitos" ante los que, denuncia, "incomprensiblemente no se han adoptado medidas sancionadoras y penales".