Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Abocados a ser fieles (o infieles)?

Un estudio concluye que los hombres son proclives a la monogamia cuando carecen de una variante de un gen que influye en el cerebro

El futuro de las relaciones de pareja parece estar en manos de la biología. La monogamia depende de los genes, según un estudio del Instituto sueco de Karolinska, en Estocolmo, que ha concluido que los hombres son más fieles cuando carecen de una variante de un gen que influye en la actividad del cerebro.

Presente en dos de cada cinco varones, la variante del gen influye además en las posibilidades de que existan problemas de convivencia en el matrimonio, según informa The Washington Post. "Los hombres con dos copias del gen tienen doble riesgo de experimentar conflictos en la relación y divorciarse, en comparación con los hombres sin ninguna copia", explica Hasse Walum, director del estudio en el que se ha analizado a 1.000 parejas heterosexuales.

"Las casadas con hombres con una o dos copias del gen muestran un promedio de satisfacción más bajo en relación con las mujeres unidas a varones que carecen de esta variante ", añade el científico. El trabajo se ha centrado en los hombres porque la hormona examinada desempeña un papel mayor en sus cerebros que en los de las mujeres.

El descubrimiento ha provocado un debate sobre si se debe usar la genética para que las parejas conozcan las posibilidades de que su relación sea exitosa. "Esta información puede ayudar a un hombre y a su esposa cuando se casan", afirma Helen Fischer, antropóloga de la Universidad de Rutgers, especialista en amor romántico, para quien conocer los "puntos débiles" será útil para superar futuros problemas.

Pese a impulsar el estudio y destacar la importancia del gen, Walum sostiene que hay muchos otros factores que condicionan el comportamiento de la vida en pareja. La cultura, la religión y el origen familiar determinan también la actitud hacia la fidelidad.