Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padre a los 111 años

Un reptil tuatara recupera el apetito sexual tras una operación contra un tumor cancerígeno

Llegó al museo Southland de la isla de Invercargill (Nueva Zelanda) en 1970 y le pudo la pereza. Con su penúltima pareja no hizo buenas migas y le llegó a morder hasta en dos ocasiones la cola. Una operación le ha despertado el apetito sexual a los 111 años a Henry, reptil tuatara de origen prehistórico que sólo se puede encontrar en Nueva Zelanda.

Henry, de unos 60 centímetros, fue operado recientemente de un tumor cancerígeno, intervención que le ha provocado un brote de hormonas, según ha relatado Lindsay Hazley, miembro del equipo del museo que cuida al reptil.

Tras la operación, el tuatara - más parecido físicamente a un lagarto que a una serpiente- ha encontrado compañera, Mildred, de 80 años, para ser padre por primera vez en su vida. Eso será en unos seis meses. Ahora, Henry ha sido de nuevo rodeado de tres hembras de la especie para aprovechar la nueva racha y la próxima estación fértil, en unos ocho meses.