Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una escuadrilla de satélites descifra el origen de las auroras boreales

Las tormentas magnéticas que las causan generan graves problemas en los satélites de telecomunicaciones

Una escuadrilla de cinco satélites situada en órbita en el entorno de la Tierra ha descubierto cómo y dónde se desencadenan las tormentas magnéticas en el espacio, fenómenos que en el círculo polar ártico se manifiestan como auroras boreales.

Pese a lo espectacular que puedan resultar las auroras, no había hasta el momento una explicación precisa de porqué y dónde exactamente se generan en la magnetosfera terrestre que envuelve el planeta, y los científicos barajaban dos hipótesis. La primera de ellas sostenía que el fenómeno se originaba cerca de la Tierra (a unos 65.000 kilómetros, o una sexta parte de la distancia entre la Tierra y la Luna) por la energía liberada en una implosión del plasma (iones cargados y electrones) del entorno terrestre.

La segunda hipótesis, ahora confirmada por los datos recabados con los cinco satélites de la misión THEMIS de la NASA, y cuyas conclusiones publica hoy la revista Science, sitúa el desencadenante de estos procesos, más lejos, a unos 128.000 kilómetros (un tercio de la distancia Luna/Tierra) en la denominada cola de la magnetosfera. El fenómeno se produce cuando confluyen dos líneas de campo magnético hasta un punto crítico y la energía magnética se transforma en energía cinética y calor. Se libera así energía que acelera el plasma y se produce la aurora. El trabajo se centra en una autora registrada el pasado mes de febrero sobre la que 20 observatorios en EEUU y Canadá recabaron información complementaria a registrada por la escuadrilla de Themis.

Estas grandes emisiones de energía, además de producir las impresionantes auroras boreales, pueden crear serios daños en los satélites en órbita terrestre, por ejemplo los de telecomunicaciones. "Tenemos que entender este fenómeno y tal vez así se podrán predecir estas grandes emisiones de", asegura Vassilis Angelopoulos (Universidad de California en Los Angeles, UCLA) y líder del equipo autor de esta investigación de THEMIS.