Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La televisión pública francesa suprime la publicidad

El presidente Nicolas Sarkozy ha presentado su plan para que, a partir de enero de 2009, los anuncios desaparezcan progresivamente de las cadenas estatales

La publicidad desaparecerá progresivamente de la televisión pública francesa. Las cinco cadenas agrupadas en France Télévisions dejarán de emitir anuncios entre las 20.00 y las 6.00 a partir del próximo enero. Y a partir del 1 de diciembre de 2011, los spots desaparecerán por completo, según ha explicado el presidente Nicolas Sarkozy.

Para compensar los 800 millones de euros que el ente público dejará de ingresar, las operadoras de telefonía y los proveedores de acceso a Internet pagarán un gravamen del 0,9% sobre su facturación. Además, las cadenas privadas cederán el 3% de sus ingresos publicitarios.

La tasa anunciada por Sarkozy ha generado malestar en las empresas de telefonía e Internet, puesto que es superior al 0,5% que había solicitado la comisión encargada de estudiar la supresión de la publicidad. La federación de empresas del sector ha asegurado que el nuevo impuesto repercutirá en la factura de los clientes.

Sarkozy anunció el pasado enero que pensaba suprimir los anuncios de la televisión pública para acabar "con la tiranía de la audiencia" y fomentar la creación. Luego encargó a una comisión, liderada por Jean-François Copé, jefe parlamentario de su partido (UMP), que estudiara la aplicación de la medida.

Aunque parece que Sarko no ha hecho mucho caso a lo que le ha dicho la comisión. Además de aumentar el gravamen sobre las empresas de telecomunicaciones, el proyecto de ley que llegará a la Asamblea Nacional en octubre adelanta en nueve meses la fecha en que empezarán a desaparecer los anuncios.

La oposición asegura que el presidente francés busca, a largo plazo, privatizar las cadenas públicas y recuerda continuamente su amistad con Martin Bouygues, propietario de TF1, la primera televisión del país, privatizada en 1987 por Jacques Chirac, antecesor de Sarkocy en el cargo y entonces primer ministro.

La intersindical de France Télévisions ha expresado también su "enorme frustración y preocupación" por la financiación de las televisiones públicas.