La exposición al humo del tabaco puede causar la muerte de más de 1.200 personas al año

Según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO)

La exposición al humo ambiental del tabaco puede provocar la muerte de 1.228 personas al año en España, según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO) publicado en la revista Tobacco Control. Es el primer trabajo que aborda la mortalidad atribuible a la exposición al humo ambiental de tabaco en España, ya que hasta ahora sólo se había estudiado el efecto del consumo de tabaco en los fumadores y sus consecuencias para la salud.

El humo ambiental de tabaco está asociado a efectos sobre la salud como el cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, trastornos respiratorios y otras patologías. En el estudio se han evaluado las muertes atribuibles a la exposición al humo ambiental del tabaco en personas que nunca han fumado, a partir de tres encuestas de salud que analizan aspectos de tabaquismo llevadas a cabo en Barcelona, Cornellà de Llobregat y en Galicia.

El estudio calcula la mortalidad atribuible a la exposición a este tipo de humo entre personas que no fuman, pero que están expuestas a él en casa o en el trabajo -sin tener en cuenta la exposición en lugares de ocio- y cifra en un mínimo de 820 las muertes en mujeres no fumadoras pero expuestas, y en 408 en el caso de los hombres.

Del total de estas muertes, el estudio señala que 771 de las registradas en mujeres fueron por dolencias cardiovasculares, y 49 por cáncer de pulmón. En el caso de los hombres, 348 fallecieron por problemas cardiovasculares y 60 por una neoplasia pulmonar.

Éstas son estimaciones mínimas, ya que si se incluyeran también la exposición al humo ambiental de tabaco en tiempo de ocio, la mortalidad podría aumentar hasta un mínimo de 2.870 defunciones anuales.

Estos datos del estudio muestran "el evidente problema de salud pública que supone la exposición al humo ambiental del tabaco", pese a que los investigadores esperan un descenso como consecuencia de la entrada en vigor de la ley antitabaco -el 1 de enero de 2006-, especialmente en el ámbito laboral. Estudios recientes señalan que, actualmente, el 91% de los trabajadores declaran trabajar en entornos libres de humo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS