Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

237 razones para practicar sexo

Un estudio de la Universidad de Texas indica que, entre los motivos para mantener relaciones sexuales, se encuentran 'el estar más cerca de Dios', 'quitarse el dolor de cabeza' o 'quemar calorías'

Hay quienes creen que las razones para tener relaciones sexuales son pocas y simples, pero un estudio de la Universidad de Texas de Estados Unidos ha encontrado 237 motivos, incluidos algunos que pueden sonar tan peregrinos como "quemar calorías" o "cambiar el tema de conversación".

El estudio, que será publicado por Archives of Sexual Behavior y que aparece hoy en el sitio de Internet de esa revista, señala que entre las razones más obvias "han incluido 'para tener hijos', 'por placer' o para 'aliviar la tensión sexual', entre otras", según han indicado los autores del equipo encabezado por Cindy Meston y David Buss, del departamento de Psicología de la Universidad de Texas.

Pero "varias perspectivas teóricas sugieren que los motivos para involucrarse en la relación sexual pueden ser más en número y psicológicamente de naturaleza más completa", añade el artículo de Archives of Sexual Behavior. Para averiguarlo, los investigadores interrogaron a 1.549 personas sobre sus razones para copular, incluidos factores como el estrés, el placer, el deseo físico o la búsqueda de experiencias. También preguntaron sobre los propósitos de ese impulso, incluidos factores como la obtención de recursos o progreso social, venganza y mero utilitarismo.

La excusa del dolor de cabeza

Las respuestas fueron variadas y arrojaron un total de 237 razones para darse al sexo. Entre ellas que "quería experimentar placer físico", "quise estar más cerca de Dios", "quería que la otra persona se sintiera bien acerca de sí misma" o "vengarme porque mi pareja me engañó". También se alegó que "estaba borracho", "para quemar calorías", "para pagar un favor", "mantenerme caliente", "cambiar el tema de conversación", "me pareció un buen ejercicio" o "alguien me desafió a ver si me animaba".

Tampoco faltó, en el número 173 del listado para entregarse a la cópula, el de "quitarme el dolor de cabeza", lo cual amenaza con dejar sin argumentos a quienes aducen esa aflicción como excusa para todo lo contrario.