La mujer asesinada en Toledo denunció a su marido horas antes

El suceso ha ocurrido en la casa que ambos compartían en la localidad de Fuensalida

Una mujer de 26 años murió ayer por la tarde en la localidad toledana de Fuensalida, presuntamente a manos de su marido, que ha sido detenido. Según han informado fuentes municipales, el suceso ha ocurrido en la vivienda familiar, una casa de planta baja situada en la calle Parque de San Juan del citado municipio. La mujer asesinada había denunciado a su esposo en el cuartel de la Guardia Civil sólo unas horas antes del crimen.

El teniente de alcalde de la localidad, Mariano Álvarez, ha explicado que la Guardia Civil no logró detener al presunto homicida, A.M.V.P., de 31 años, antes del crimen a pesar de que los agentes acudieron varias veces a la casa con intención de arrestarlo. Según el teniente de alcalde, la víctima acudió a las dos de la tarde al cuartel acompañada de sus tres hijos tras una discusión con su marido y posteriormente llamó a su familia residente en Olías del Rey (Toledo) para que acudiera a acompañarla a la vivienda, situada en el número 16 de la calle Parque de San Juan.

El presunto homicida, de 31 años, causó heridas mortales a su mujer con un arma blanca antes de entregarse, en torno a las siete menos cuarto de la tarde, en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad, según han explicado fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha. Las citadas fuentes han indicado que la víctima ha fallecido en el mismo lugar de la agresión.

El juez se ha trasladado al lugar de los hechos para el levantamiento del cadáver y la Guardia Civil de Toledo se ha hecho cargo de la investigación. El matrimonio, de nacionalidad española y con tres hijos en común, se instaló en Fuensalida hace aproximadamente un año, según las fuentes municipales consultadas.

"Mi padre va ir a la cárcel"

Vecinos de la localidad, que se han congregado en las inmediaciones del lugar del crimen, han detallado que la pareja llegó a Fuensalida en diciembre del año pasado procedente de Olías del Rey (Toledo) y tenía dos hijos de tres años de edad y una hija de seis meses. Según los vecinos, uno de los niños de tres años salió a la calle diciendo que su padre "iba a ir a la cárcel" y, un rato después, el presunto homicida dejó la casa tras haberse duchado.

Una vecina le preguntó entonces si había hecho algo malo, momento en el que detenido contestó que había matado a su mujer y que si quería avisara a la Guardia Civil.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50