Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población mayor de 80 años creció un 66% en los últimos 15 años y suma dos millones de personas

Aumenta la esperanza de vida, que alcanza los 79,7 años

Los octogenarios son el colectivo que más ha crecido en España en los últimos quince años -el 66% frente al 13% de aumento del resto de la población española- y suman ya cerca de dos millones de personas. Así consta en el informe bianual Las personas mayores en España 2006, elaborado por el IMSERSO y presentado hoy en una rueda de prensa por la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad, Amparo Valcarce.

El informe explica que en España viven más de 7,3 millones de personas mayores de 65 años, el 16,7% de la población, tres décimas menos de lo registrado en el informe de 2004. Este "leve rejuvenecimiento de la sociedad", debido a la población inmigrante y al repunte de la tasa de natalidad en los últimos años, no conseguido que la ONU sitúe a España como el tercer país más envejecido del planeta en 2050, por detrás de Japón e Italia, un puesto por debajo de lo anunciado hasta ahora.

Las comunidades con más mayores son Castilla y León, Asturias, Galicia y Aragón, donde el 20% de la población es mayor de 65, frente a las islas Canarias y Baleares, que son las más jóvenes.

El estudio constata además un aumento de la esperanza de vida en España, que se encuentra entre las más altas de la UE y del mundo, y alcanza ya los 79,7 años (76,3 para varones y 83 para mujeres).

Una salud "buena" o "muy buena"

Además, la Encuesta de Condiciones de Vida de Personas Mayores 2006, elaborada por el Ministerio de Trabajo y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y presentada por Amparo Valcarce, refleja que el 46,5% de los mayores dice tener un estado de salud "bueno" o "muy bueno", aunque un tercio padece problemas osteoarticulares, especialmente las mujeres.

Respecto a la dieta, la encuesta señala que las personas mayores llevan una alimentación más equilibrada que el resto de la población porque consumen más fruta y verdura fresca y menos carne. Para el 90% de los mayores, la pensión es su única renta (la pensión media contributiva, el 1 de mayo de 2007, era de 672 euros y la de jubilación de 785 euros). También nueve de cada diez mayores reside en una vivienda en propiedad, normalmente "bien dotada", aunque con carencias sobre todo en cuanto a la calefacción central. Además, el 40% de los mayores tiene teléfono móvil, el 9% está conectado a Internet y al 80% no le interesa la política porque le preocupa más su salud.

En cuanto a las relaciones personales, el informe asegura que la mayoría de los ancianos mantiene un contacto cercano con sus familiares y amigos. En concreto, uno de cada cinco ancianos vive solo (especialmente mujeres), aunque lo normal en este colectivo es vivir con su pareja (41%), o residir con algún hijo (35%); entre estos últimos, el 43% cuida a los nietos. Además, el 0,6% de los mayores rota entre las casas de los hijos, normalmente por periodos de unos 3 meses.

Las mujeres, principales cuidadoras de los ancianos

Si se trata de cuidados, el informe constata que las mujeres siguen siendo las principales cuidadoras de los mayores. En concreto, el 38% de las mujeres que ayudan a los ancianos en su vida cotidiana son sus hijas, el 22% son la cónyuge del hijo, el 10% son hijos varones y el 9%, empleadas del hogar.

El informe destaca la progresiva implantación de los servicios sociales en España y arroja que el 4% de los mayores recibe ayuda a domicilio (300.000 usuarios), el 3,5% tiene teleasistencia (261.433 beneficiarios) y que la tasa de plazas residenciales ha superado, por primera vez, el 4%, hasta las 298.870 plazas (el 56% de ellas privadas).