Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos europeos detectan un planeta habitable y similar a la Tierra

El planeta está a una distancia de 20,5 años luz y su temperatura se sitúa entre 0 y 40 grados centrígrados, compatible con la presencia de agua líquida en su superficie

Científicos de tres centros de investigación -uno francés, otro suizo y otro portugués- han descubierto por primera vez un planeta que, por sus características de temperatura y composición, puede ser habitable para nuestros parámetros y se encuentra relativamente próximo a la Tierra.

El planeta está a 20,5 años luz de la Tierra, y gira en torno a una estrella enana roja, la Gl581, una de las cien más cercanas a nuestro sistema solar, ha indicado un comunicado el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia. Según los modelos utilizados por los investigadores del CNRS -que han trabajado junto al Observatorio de Ginebra y al Centro de Astronomía de Lisboa-, la temperatura se sitúa entre 0 y 40 grados celsius, compatible con la presencia de agua líquida en su superficie.

El planeta tiene una masa muy débil que permite imaginar una constitución bien rocosa, bien cubierta por un océano, como en la Tierra, y tarda 13 días en recorrer toda su órbita en torno a la estrella Gl581. La gravedad -o fuerza de atracción- en la superficie es 2,2 veces la existente en nuestro planeta, con un radio de acción 1,5 veces superior.

Estudio de la vida extraterrestre

El equipo que lo ha descubierto considera que se trata de un planeta idóneo para ser objeto de misiones dedicadas a la investigación de la vida extraterrestre, en particular con el satélite Darwin, debido a sus condiciones de temperatura y de relativa proximidad al sistema solar. El lanzamiento del satélite Darwin, de la Agencia Espacial Europeo, está previsto para 2015.

Esos mismos investigadores ya habían localizado en 2005 otro planeta del sistema de esa misma estrella enana, de la masa de Neptuno, y que cubre su órbita en 5,4 días. Ahora también han dado cuenta de un tercero de una masa ocho veces superior a la de la Tierra que tarda 84 días en dar una vuelta en torno a la Gl581.

Para hacer estos descubrimientos, los astrónomos han utilizado el espectógrafo de nueva generación HARPS instalado en el telescopio gigante de La Silla, en pleno desierto de Atacama, en Chile.