Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados los dos sindicalistas que inspiraron 'Los lunes al sol'

El juez decreta tres años de prisión por romper una caja de conexión del control de tráfico

Los sindicalistas Cándido González Carnero y Juan Martínez Moral, dirigentes de la Corriente Sindical de Izquierdas, han sido condenados a tres años de prisión a por los daños causados durante una protesta laboral en el astillero Naval de Gijón en 2005. Ambos sindicalistas recurrirán la sentencia, del juzgado penal número 1 de Gijón. La historia de los dos dirigentes sindicales, que lideraron las protestas de los astilleros asturianos, inspiraron el largometraje Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa.

La resolución del juez Lino Mayo, que ha sido notificada a las partes esta mañana, considera probada la participación de los sindicalistas en la destrucción de la caja de conexiones del sistema de control de Tráfico por Vídeo en la Plaza de Maximino González el 10 de marzo de 2005.

La sentencia fija una condena de tres años de prisión, una indemnización de 5.624 euros al Ayuntamiento y una multa de 2.160 euros, aunque los inculpados tienen pendiente la resolución de otro juicio en el que la Fiscalía ha pedido dos años y seis meses de cárcel por el incendio de una furgoneta en otra movilización.

Morala y Carnero recurrirán la sentencia porque la consideran "un eslabón de la trama política y policial que criminaliza las protestas laborales para cerrar el astillero y construir pisos de lujo".

Los sindicalistas han indicado que el magistrado se ha basado en los testimonios de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y han recordado que el primero de ellos que testificó en su contra "ha estado infiltrado en el sindicato y ha mentido".

En declaraciones a la salida del Juzgado, los sindicalistas han responsabilizado al juez de la filtración de la sentencia a un medio de comunicación escrito y han anunciado que presentarán una queja al Consejo General del Poder Judicial.

En los fundamentos de la sentencia se expresa que "la libertad sindical no constituye una excepción y su ejercicio debe realizarse dentro del más estricto respeto a la Constitución Española y a la Ley".

Los incidentes se produjeron durante una de las múltiples movilizaciones llevadas a cabo entre octubre de 2004 y marzo de 2005 con periodicidad semanal por los trabajadores de Naval Gijón para exigir carga de trabajo para el astillero.

La historia de dos símbolos

El director Fernando León de Aranoa se inspiró en la historia de González Carnero y Martínez Moral para escribir el guión de Los lunes al sol. En noviembre pasado los dos se enfrentaban a una pena de seis años por los daños causados durante enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. León de Aranoa publicó una carta en La Nueva España en noviembre del año pasado, en la que daba su apoyo a los imputados y recordaba cómo conoció el caso de los dos dirigentes obreros.

"Conocimos a Cándido González Carnero y a Juan Manuel Martínez Morala hace unos años, cuando escribíamos el guión de Los lunes al sol. Fueron las imágenes de las movilizaciones de los trabajadores de Naval Gijón en los informativos nacionales las que nos llevaron hasta ellos. Se defendían allí los puestos de trabajo de ochenta de sus compañeros, trabajadores eventuales." Los empleos se perdieron pero el esfuerzo sirvió de base para un guión.

"Hicimos después una película sobre esos hombres, tratando de imaginar cuál sería su paradero físico y emocional algunos años más tarde", añadía el director.

"Siempre hemos sostenido que la película encontró su alma en Gijón, en el transcurso de aquellas jornadas que compartimos con los trabajadores del Naval, de la mano de hombres como Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala. Su ética del trabajo, sus palabras, están hoy en la película", concluía la carta.

Fe de errores
Este artículo ha sufrido varias modificaciones a lo largo de esta mañana debido a un malentendido. La película Los lunes al sol (2002), de Fernando León de Aranoa, se inspira en la historia de los sindicalistas Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala, tal como explicó el director en una carta enviada a La Nueva España en noviembre del año pasado. La cinta no se basa en los hechos concretos por los que acaban de ser condenados, que sucedieron entre 2004 y 2005, sino en la larga trayectoria de protestas obreras que han liderado ambos desde años antes de 2002, la fecha del estreno de la película.