Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el quinto mejor país del mundo para ser niño

Un informe de Unicef sitúa a Países Bajos en primer lugar de bienestar infantil y a Reino Unido en el último puesto

Es mucho mejor ser niño en los Países Bajos que en Reino Unido o Estados Unidos. Así lo asegura un informe, el primero de este tipo, publicado hoy por Unicef sobre el bienestar infantil en los países de la OCDE. España sale bien parada, ya que ocupa el quinto lugar en el ránking. El estudio, realizado por Jonathan Bradshaw, de la Universidad británica de York, analiza el bienestar material, educativo y subjetivo, así como la salud y la seguridad y las conductas de riesgo de la infancia de 21 países industrializados.

El informe se ha elaborado cruzando 40 indicadores y establece seis categorías, entre las que se encuentran el nivel de pobreza, salud y la relación de los niños con sus padres, a las que se pone nota. Desde un punto de vista global a los españoles sólo les ganan en bienestar los holandeses, que lideran el ranking final, los suecos, daneses y finlandeses. No obstante, el estudio, titulado titulado Pobreza infantil en perspectiva: Análisis de la calidad de vida infantil en los países ricos, pone de manifiesto tres aspectos fundamentales en el caso de España: pobreza infantil relativa, bienestar educativo y bienestar subjetivo.

Una pobreza infantil del 15%

Así, señala que España es uno de los países en los que la pobreza infantil relativa continúa por encima del 15 %, junto a Portugal e Italia (como países de Europa Meridional) y EE UU, Reino Unido e Irlanda (países anglófonos). En calidad de vida material, España ocupa el puesto 12. El primer país es Suecia y el último Polonia. En la dimensión educativa -entendiendo como tal el rendimiento escolar y la permanencia en el sistema educativo- España está en el furgón de cola, el puesto 15, entre los cuatro peores junto con Grecia, Italia y Portugal, que ocupa el último lugar. En el caso español, según Unicef, esta posición en la tabla responde a los bajos niveles de rendimiento escolar, ya reflejados en el Informe PISA 2001. Bélgica es el mejor país en este punto.

Pero los niños españoles tienen una valoración subjetiva de su bienestar muy alta, en términos de percepción de su salud y del grado de satisfacción sobre su vida. Todas estas variables sitúan a España en el puesto número cinco de la clasificación general de bienestar infantil de un total de 21 países. Así, en salud y seguridad, España se encuentra en el puesto seis, mientras que el primer lugar corresponde a Suecia y, el último, a EE UU. Y todo a pesar de que España integra el grupo de países con mayor tasa de obesidad infantil, junto con Grecia, Italia, Portugal y EE UU. En calidad de vida subjetiva, los que piensan que mejor viven son los holandeses, seguidos de los españoles. Reino Unido y EE UU empatan en el último puesto.

En la categoría de comportamiento, los menores españoles ocupan el quinto lugar. Los suecos son los primeros de la lista y los británicos, de nuevo, los últimos. En cuanto a relación con los padres, España está el puesto ocho de 21. Italia es el primero del ranking y Reino Unido el último. Junto con bienestar subjetivo, los españoles obtienen las mejores calificaciones en lo que a conductas de riesgo se refiere, a pesar de que se encuentra entre el grupo de países con mayor consumo de cannabis entre los jóvenes, junto con Suiza, EE UU y el Reino Unido, donde un 30% de los jóvenes lo han consumido. Grecia y Suecia, con un 5%, son los de menor consumo.

Sin relación directa con el PIB

En términos generales, un pequeño grupo de países del norte de Europa encabeza la tabla: el mayor grado de bienestar infantil se da en Holanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia. El último lugar de la lista lo ocupa el Reino Unido, que figura en los últimos puestos de las seis categorías finales que ofrece el estudio. También destacan los malos resultados de EE UU, en el penúltimo puesto, y de Hungría, antepenúltimo.

Según este informe, que no contempla a países ricos como Australia o Japón por falta de información, no existe una correlación evidente entre los niveles de bienestar infantil y el PIB per capita, lo que se refleja en el hecho de que el bienestar infantil sea superior en la República Checa que en países más ricos, como Francia, Austria, Reino Unido y EE UU. Además, ninguno de los países estudiados se encuentra en el tercio superior de las clasificaciones en todas las dimensiones de bienestar infantil.