Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de extranjeros empadronados supera por primera vez los cuatro millones

Los inmigrantes residentes en España representan ya el 9,3% de la población.- Cataluña, con el 22% del total, es la comunidad con más foráneos

El número de inmigrantes empadronados en España supera, por primera vez, los cuatro millones, lo que representa el 9,3% de la población residente, según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE). Cataluña, con un 22%, es la comunidad que concentra un mayor número de foráneos.

El último padrón a 1 de enero de 2006 contabilizó una población total de 44.709.000 de habitantes, de los que 4.145.000 son personas extranjeras. Con respecto a 2005, el número de extranjeros inscritos en los padrones creció en unas 415.000 personas y supone una variación relativa anual del 11,1%.

Los datos provisionales suministrados por el INE también reflejan que las tarjetas de residencia concedidas a extranjeros sumaron 2.739.000 en 2006, frente a las 1.977.000 del año precedente. En tan sólo seis años, el porcentaje de residentes extranjeros ha pasado del 2,3% de 2000 (924.000 personas) al 9,3% de este último ejercicio (4.145.000).

En 2001, los extranjeros inscritos en los padrones giraban en torno a 1.371.000; en 2002 se situaron en 1.978.000; en 2003 eran 2.664.000; en 2004 sumaron 3.034.000 y en 2005 ascendían a 3.730.000. En el mismo periodo de referencia (2000-2006), los mayores aumentos se produjeron en 2005, con 696.000 nuevos residentes extranjeros, y en 2003, con 686.000.

Frente al 9,3% de extranjeros empadronados el pasado ejercicio, en 2005 el porcentaje fue del 8,5% (3,7 millones); en el 2004 llegó al 7% (3 millones); en 2003 el 6,2% (2,6 millones); en 2002 en el 4,7% (1,9 millones); en 2001 en el 3,3% (1,3 millones) y en 2000 fue del 2,3% (924.000).

Distribución por comunidades

Sobre la distribución geográfica, Cataluña concentra el 22% del total de población extranjera; Madrid (19,3); la Comunidad Valenciana (16,1); Andalucía (11,8); Canarias (5,6); Murcia (4,6); Baleares (4); Castilla-La Mancha (3,2); Castilla y León (2,6); Aragón (2,5); País Vasco (2,1); Galicia (1,8); Navarra (1,3); La Rioja (0,8); Asturias y Extremadura (0,7); Cantabria (0,6); y Ceuta y Melilla (0,1).

Por sexos, siempre según los datos provisionales del INE, el 53,5% de los extranjeros inscritos en 2006 son varones y el resto (46,5) son mujeres. La edad media de los foráneos se sitúa en 33 años, frente a los 41 años de promedio de los españoles, aunque en el caso de los ciudadanos originarios de África desciende a los 28,8 años y sube ligeramente entre los nacionales de América Central y del Sur, 30,7 años de media. La edades medias más altas se dan entre los alemanes (48,3) y los británicos (48).

Los mayores porcentajes de extranjeros sobre el total de residentes por provincia se registran en Madrid (13,3%); Gerona (17%); Alicante (20,1); Almería (17,4); Málaga (13,7); Baleares (16,8); Tarragona (13,6); y Murcia (13,8). En el otro extremo están Palencia, con sólo el 2,3% de extranjeros sobre el total de la población residente; León (3,5); Ávila (4,2); Zamora (2,4); Salamanca (3,5); y Valladolid (4,7).