Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La NASA pudo destruir vida en Marte en la década de los 70, según un científico

Las misiones de dos sondas que llegaron al planeta rojo en 1976 y 1977 realizaron varios experiementos que pudieron acabar con la microbios existentes en la superficie

Un científico estadounidense ha planteado la hipótesis de que las sondas Viking que recorrieron Marte hace 30 años pudieron haber encontrado rastros de vida en ese planeta, pero los destruyeron, por ignorancia. En un informe presentado durante una reunión de la Sociedad Astronómica de EEUU en Seattle (estado de Washigton), el científico Dirk Schulze, de la Universidad de Washington, declaró el pasado fin de semana que "es posible" que ya se haya producido un encuentro con "la vida" en el planeta rojo.

Las misiones de las dos sondas que llegaron a Marte en 1976 y 1977 indicaron que, definitivamente, no había ningún tipo de vida en el árido planeta donde las condiciones de frío y calor extremos impedirían un desarrollo biológico como lo conocemos en la Tierra. Según Schulze, las naves de la NASA buscaban vida similar a la de la Tierra, en la cual el elemento crucial es el agua salada. Sin embargo, la vida en Marte pudo haber evolucionado con un fluido formado por agua y peróxido de hidrógeno el que mantiene su forma líquida bajo temperaturas muy bajas ni destruye las células al congelarse. Además, según señaló, el fluido es compatible con procesos biológicos si es acompañado por otros compuestos estabilizadores que protegen a las células de sus efectos nocivos. Añadió que la sustancia desempeña funciones útiles en el interior de las células de muchos organismos terrestres, incluyendo mamíferos.

Próxima misión

Los experimentos de las sondas no detectaron vida basada en ese peróxido y hasta es posible que la hayan eliminado al "ahogarla" y sobrecalentar sus microbios, dijo. Uno de esos experimentos consistía en verter agua sobre el cielo y otro lo calentaba para ver qué ocurría. "El problema es que (entonces, los científicos) no tenían idea de cuál era el ambiente en Marte", señaló. "Si la hipótesis es cierta, significaría que matamos los microbios marcianos durante nuestro primer contacto extraterrestre al ahogarlos debido a nuestra ignorancia", agregó.

La idea podría ser objeto de mayor exploración con la misión Phoenix de la NASA que partirá en agosto de este año para estudiar el ambiente del planeta. Aunque no incluye investigar la existencia del peróxido, Phoenix descenderá en una región subpolar cuyas bajas temperaturas podrían facilitar el ambiente para la existencia de microbios "peroxidales".