Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una especie de artrópodo descubierta en Castallón, bautizada con el nombre de un personaje de 'El señor de los anillos'

'Smeagol' medía poco más de dos centímetros de longitud, tenía tres pares de patas y era casi transparente

El Museo Valenciano de Historia Natural ha presentado hoy el hallazgo de un "nuevo animal cavernícola" en el norte de Castellón, que pertenece a la orden de los dipluros y que ha sido bautizado con el nombre de Gollumjapyx smeagol en honor al hobbitSmeagol, personaje del libro El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien.

Según fuentes del Museo, el descubrimiento se produjo hace pocas semanas durante las exploraciones de diversas cavidades realizadas por el personal del Museo, junto a miembros de la Universidad de Alcalá, en el marco de unos proyectos de investigación promovidos por la Conselleria de Territorio y Vivienda de la Generalitat.

El hallazgo, según las fuentes, supone "el alumbramiento de una nueva especie y de un nuevo género" que pertenece, según han podido determinar los expertos, al orden de los dipluros, un grupo de invertebrados artrópodos que cuenta con algo menos de un millar de especies repartidas por todo el mundo.

El Gollumjapyx smeagol es un invertebrado de poco más de dos centímetros de longitud, con tres pares de patas, casi transparente y con aspecto de insecto que, según las fuentes, "es uno de los mayores depredadores que se conocen del medio subterráneo europeo". Por ese motivo, los descubridores han decidido ponerle el nombre de Gollumjapyx smeagol en honor al personaje de J.R.R. Tolkien ya que, según el libro, el hobbit Smeagol, cuando perdió el anillo, se transformó en una criatura subterránea llamada Gollum.

Su hallazgo ha tenido lugar en seis grutas localizadas en una región formada por una serie de sierras calcáreas de escasa altitud, que se extienden a lo largo del norte de Castellón hasta alcanzar el sur de la desembocadura del río Ebro, y que constituyen un "punto caliente de biodiversidad subterránea de relevancia mundial". De hecho, en esa pequeña franja de territorio castellonense se concentran más de 20 endemismos exclusivos, muchos de ellos de gran interés para la ciencia, aseguran las fuentes.