Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dolores Vázquez reclama al Estado 4 millones por daños sufridos en el caso Wanninkhof

Fue acusada y condenada por el asesinato de Rocío Wanninkhof en un juicio que fue anulado más tarde. La detención de Tony Alexander King suspendió la celebración del nuevo proceso

La defensa de Dolores Vázquez ha presentado una reclamación patrimonial en la que solicita al Estado cuatro millones de euros por lo que considera un funcionamiento "anormal" de la Justicia, tras pasar 17 meses en prisión acusada del asesinato de la joven Rocío Wanninkhof de la localidad malagueña de Mijas. Vázquez fue condenada a 15 años de prisión en un juicio que fue finalmente anulado.

El tiempo que permaneció ingresada en la cárcel Torre, así como los daños morales y a su imagen por la repercusión mediática que tuvo el caso, son algunos de los motivos que sus abogados esgrimen a la hora de realizar la reclamación, que de momento se encuentra en la vía administrativa. Sólo tras resolver la administración sobre la reclamación presentada -concediéndola o denegándola- podrá Vázquez acudir a la vía judicial.

Esta reclamación se produce sólo una semana después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía reconociese el derecho de indemnización, por 1,4 millones de euros a una madre a la que la Junta de Andalucía privó injustamente de la tutela de sus dos hijos.

Un proceso complicado y lleno de giros inesperados

Rocío Wanninkhof, de 19 años, desapareció el 9 de octubre de 1999 en Mijas y su cuerpo fue encontrado el 2 de noviembre de ese mismo año. Once meses después, la Guardia Civil detuvo a Vázquez, ex compañera sentimental de la madre de Rocío, y a la que varios indicios la unían con el crimen, pese a no existir pruebas sólidas de su implicación en la muerte, que ella negó en todo momento.

Una vez en juicio, un jurado la declaró culpable de asesinato en 2001 y el Tribunal la condenó a 15 años de prisión, así como a pagar una indemnización de 18 millones de pesetas (108.000 euros). No acabó ahí la odisea de Vázquez, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía anuló el juicio, ordenó repetirlo, y la puso en libertad bajo fianza.

Mientras se esperaba la repetición del juicio, y tras el asesinato de la joven de Coín Sonia Carabantes en agosto de 2003, el cotejo de las muestras de ADN recogidas en el escenario del crimen con las que estaba relacionadas con el caso de Wanninkhof permitió conectar ambos crímenes.

La detención del británico Tony Alexander King en septiembre de ese año, que se confesó como autor de ambas muertes, hizo que se suspendiera la repetición del juicio contra Vázquez. Más tarde King cambió el sentido de su declaración e implicó directamente a Dolores Vázquez.