Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Radio Barcelona, la emisora pionera en España, celebra sus primeros 80 años

El 14 de noviembre de 1924 se puso por primera vez en el aire desde el hotel Colón de la capital catalana

Radio Barcelona, la emisora decana de España, de la Cadena Ser, celebra hoy su 80 aniversario con la vista puesta en la primera emisión desde el Hotel Colón de plaza Catalunya el 14 de noviembre de 1924 y un horizonte marcado por la digitalización del medio radiofónico.

Durante este tiempo, Radio Barcelona ha sido testigo de episodios de excepción, como los momentos cruciales de la Generalitat republicana y las inundaciones del Vallés de 1962. Desde 1924, se han descubierto talentos como Joan Manel Serrat en los micrófonos del programa Radioscope y se ha narrado el primer partido de Fútbol en catalá, después de la muerte del general Franco, con Josep Maria Puyal a la cabeza.

Asimismo, algunos de los programas de Radio Barcelona permanecen en el imaginario colectivo, como en el caso de El Trotadiscos, con Constantino Romero y Rafael Turia, las conversaciones entre Toresky y Miliu, y el teatro radiado, dirigido por Armand Blanch.

Entre las caras más conocidas figuran Josep Torres Vilalta (Toresky), Adolfo Marsillach, Armand Blanch, Josep Cuní, Angel Casas, Antoni Bassas, Xavier Sardá, Isabel Gemio, Jordi González, Jordi Hurtado, Manuel Campo Vidal y Andreu Buenafuente, entre otros.

La emisora decana, que desde 1972 mantiene en su parrilla espacios como Hora 25, también ha desempeñado el papel de pionera en el ámbito informativo, ya que El Informativo de las 8 supuso el primer noticiario vespertino de España.

En la actualidad, se ha consolidado como uno de los principales centros de producción de la Cadena Ser, y así lo constatan programas La Ventana, de Gemma Nierga, y Si Amanece nos vamos, conducido por Roberto Sánchez.

Radio Barcelona, que promueve cada Navidad una campaña de recogida de juguetes, inauguró en julio de 2002 el edificio rehabilitado de la calle Caspe de Barcelona -la sede de siempre- después de que el Grupo PRISA comprase el inmueble y afrontase su reforma con el horizonte de la plena digitalización como meta.