Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Muere la mujer que estaba en estado crítico tras ser apaleada por su ex marido en Córdoba

Detenido el presunto asesino, que no podía acercarse a menos de 300 metros de su víctima por orden judicial

Alfonsa Mohedano, de 35 años, ha fallecido esta mañana a causa de las graves lesiones que le causó anoche su ex esposo, Pedro Cantillo, de 39, quien, infringiendo la orden judicial que le impedía acercarse a 300 metros de la víctima, la golpeó con un palo en la cabeza hasta dejarla inconsciente y posteriormente se dio a la fuga. Este nuevo caso de violencia doméstica tuvo lugar en la localidad cordobesa de La Victoria, donde la Guardia Civil ha detenido hacia las 19.30 horas al presunto asesino.

La víctima ingresó ayer a las 23.00 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Reina Sofía de Córdoba después de ser apaleada reiteradamente en la cabeza por ex marido, Pedro Cantillo. Fuentes de la Guardia Civil han indicado que la agresión se produjo pasadas las 21.30 horas de ayer en la Plaza de la Constitución de La Victoria, a escasos metros del domicilio de la víctima. Pedro abordó a su ex esposa y comenzó a golpearla con un palo hasta dejarla sin sentido mientras ella trataba de huir. Según ha informado la Guardia Civil, junto al cuerpo inconsciente de Alfonsa había un palo de madera fracturado y un hacha de pequeñas dimensiones sin manchas de sangre.

La policía judicial del instituto armado, que ha inspeccionado la zona, ha constatado que entre el lugar de la agresión y el domicilio de la víctima sólo había 50 metros y entre ambos puntos ha localizado las llaves de la mujer. Alfonsa pudo recorrer 50 metros hasta caer al suelo, donde Pedro continuó golpeándola hasta que quedó mortalmente herida, en medio de un charco de sangre. La mujer fue atendida en el centro de salud de La Victoria y luego trasladada al hospital Reina Sofía, donde ingresó en estado crítico con un traumatismo craneoencefálico severo, según fuentes del centro hospitalario. Las mismas fuentes han señalado que Alfonsa ha fallecido a las 11.00 horas. Nada más conocer la noticia de la agresión, la madre del agresor sufrió un ataque de ansiedad y tuvo que ser ingresada en estado grave, también en el Reina Sofía.

Pedro repetía que "la tenía que matar"

Fuentes cercanas a la familia han explicado que cuando aún estaban casados, Alfonsa y Pedro vivían y trabajaban en un cortijo de Santaella. Allí, en agosto de 2003, murió en accidente la hija pequeña de la pareja y, a partir de entonces, el marido, que sufría graves depresiones y trastornos psicológicos, culpó a su mujer de esta muerte y comenzó a someterla a malos tratos. En julio de este año, la mujer denunció a su marido por un delito de violencia doméstica. La pareja, que tiene una hija de 12 años, se separó y el juzgado de Instrucción número 2 de Montilla firmó el pasado 5 de agosto una orden de alejamiento.

La orden prohibía al hombre acercarse a 300 metros de su ex mujer durante seis meses. Tras la imposición de estas medidas, el hombre intentó suicidarse en dos ocasiones, la primera ahorcándose y la segunda prendiéndole fuego a su propio coche. En opinión de los vecinos "eran simulacros para llamar la atención de Alfonsa". Según han explicado los vecinos de la mujer, su presunto asesino repetía por el pueblo desde la separación que si Alfonsa no volvía con él "la tenía que matar". Tras la agresión, el hombre salió huyendo campo a través por la finca La Condesa. La Guardia Civil montó un dispositivo especial en la zona, compuesto de cuatro patrullas, pero no ha localizado al presunto asesino hasta las 19.30 horas. Pedro ha sido detenido en el interior de una casa deshabitada de la localidad y ya ha sido puesto a disposición del juzgado de Instrucción de Montilla, partido judicial del que depende La Victoria.

Según ha informado el alcalde de La Victoria, José Abad, el presunto asesino no ha ofrecido resistencia. En el momento de la detención, el Ayuntamiento de La Victoria celebraba un pleno en el que se ha aprobado una moción de condena del asesinato y de la violencia doméstica, que se ha leído a las 20.30 junto con un manifiesto de la Asociación de Mujeres Atenea durante una concentración. La mayoría de los 1.800 habitantes de esta localidad ha rendido homenaje a Alfonsa, y se ha dirigido al lugar donde fue asesinada para depositar flores y guardar cinco minutos de silencio. El alcalde, que ha decretado tres días de duelo, ha transmitido "el dolor, la rabia y la indignación" de todos los habitantes por el asesinato y ha asegurado que el pueblo "levantará la cabeza" para ayudar a la niña de 12 años.