Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una joven belga se convierte en la primera mujer que da a luz tras un trasplante de ovarios

Los médicos decidieron retirarle una parte de tejido ovárico sano mientras era tratada de un cáncer; después se lo trasplantaron

Una mujer belga que sufrió un cáncer ha dado a luz una niña tras lograr quedarse embaraza al implantársele una parte de tejido sano de un ovario, que se le había extraído y congelado cuando se le detectó la enfermedad y antes iniciar el tratamiento de quimioterapia.

La mujer, de 32 años, dio a luz anoche por parto natural y todo transcurrió sin problemas, según han explicado fuentes del hospital universitario Saint Luc, de Bruselas.

La pequeña se llama Tamara, pesa 3,750 kilos y está en perfecto estado de salud, han añadido las fuentes, aunque por el momento no han dado más detalles y se han referido a una rueda de prensa que se celebrará a lo largo del día.

El nacimiento de la pequeña Tamara es el primero que se produce con un embarazo de estas características, del que ya informó el hospital cuando la mujer llevaba tres meses encinta. La técnica desarrollada por el hospital belga ya fue probada en dos ocasiones por centros médicos en Estados Unidos y Gran Bretaña, pero en ambos casos el embarazó terminó con un aborto espontáneo.

El trasplante, seis años después

El equipo del doctor Jacques Donnez detectó en 1997 la enfermedad de Hodgkin -tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático- a una joven a la que decidió retirarle una parte de tejido sano de un ovario y congelarlo antes de empezar el tratamiento de quimioterapia y radioterapia.

Ese tipo de terapia para luchar contra el cáncer destruye en muchos casos los ovarios, lo que puede suponer una menopausia anticipada y la esterilidad.

Seis años más tarde, en febrero de 2003, los médicos volvieron a implantar a la paciente el tejido sano del ovario y el pasado enero quedó embarazada.