Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite la presidente de la televisión pública italiana por sentirse una marioneta de Berlusconi

Lucia Annunziata denuncia que la "falta de pluralismo" la ha convertido en mera "mensajera" del primer ministro

La presidenta de la radiotelevisión pública italiana (RAI), Lucia Annunziata, ha dimitido hoy porque, según ha explicado, se siente la "mensajera" de las órdenes del primer ministro, Silvio Berlusconi. Annunziata, de 54 años, ha explicado en una rueda de prensa que el medio público ha sido "ocupado" por los seguidores del mandatario: "Dimito porque no hay pluralismo interno y el consejo de administración es trabaja de forma ilegal".

Los 13 meses que ha pasado Annunziata al frente de la RAI han estado marcados por el continuo intervencionismo de Berlusconi en la cadena pública, y por sus peleas con el director general, Flavio Cattaneo, un hombre de la confianza del primer ministro. De hecho, su salida coincide con una batería de nombramientos de Cattaneo que, en su opinión, "dejan claras las presiones externas" y representan una "ocupación" que "contradice completamente el perfil de la compañía".

La semana pasada dimitió Lilli Gruber, una de las periodistas más famosas de la televisión italiana, tras afirmar que los intereses políticos y empresariales de Berlusconi dañaban a los medios italianos.

La coalición gobernante ha tachado de "gesto político" la dimisión, que coincide que la presentación de las candidaturas para las elecciones del Parlamento Europeo. El viceprimer ministro, Gianfranco Fini, ha vinculado esta decisión "a la campaña política en curso", y ha calificado los argumentos de Annunziata como "una ridiculez y una tontería".