Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los huesos del hermano y del hijo de Colón presentan una misma alteración genética

El esqueleto del descubridor está muy fragmentado pero no hay mezcla con huesos de otras personas

El misterio del paradero de los restos de Cristóbal Colón, que se disputan Sevilla y la República Dominicana, no se ha resuelto todavía pero los científicos han ofrecido hoy algunas conclusiones preliminares que pueden dar pistas para aclarar el enigma. De momento los expertos de la Universidad de Granada (UGR) que investigan el caso han anunciado que los restos de Diego y de Hernando de Colón -hermano e hijo respectivamente del descubridor-, exhumados para comparar su ADN con los del descubridor, presentan una misma alteración genética.

El director del Laboratorio de Identificación Genética de la UGR, José Antonio Lorente, y el de Antropología, Miguel Botella, han anunciado en rueda de prensa en Sevilla que la existencia de esta alteración hereditaria, detectada en los huesos sacros de Diego y Hernando, podrían confirmar el parentesco entre ambos y contribuir a desvelar el enigma aunque han matizado que "este paralelismo también puede darse entre personas que no estén emparentadas".

Sin embargo, el esqueleto hallado en la tumba de Colón en la catedral de Sevilla está incompleto y faltan -lo han adivinado- precisamente el hueso sacro. Si en Santo Domingo, en la otra tumba atribuida a Colón, se encontrara este hueso con la misma peculiaridad que los de sus parientes se avanzaría en la investigación pero la cosa es más compleja, pues se sospecha que en realidad los restos del descubridor podrían estar repartidos entre ambas ciudades.

"Mucho me temo", ha dicho el director de departamento de Medicina Legal, Enrique Villanueva, que Colón, "que rodeó toda su vida de un halo de misterio, nos puede hacer al final una última jugada para mantenerlo después de muerto". Por ello ha pedido prudencia ante la inminente realización de la prueba del ADN, ha reiterado que la investigación durará al menos seis meses y ha subrayado que a pesar de los avances científicos "alcanzar la verdad metafísica" en la prueba médica es "imposible".

Además, los huesos que han presentado mayores problemas a la hora de su análisis han sido los atribuidos al descubridor, muy fragmentados y, como se ha dicho, incompletos. De él sólo se ha podido deducir que murió con menos de 70 años. De los restos de su hijo Hernando, en cambio, puede deducirse que murió antes de los 55, que medía 1,74 metros, que era robusto y que no padecía ninguna enfermedad de los huesos. Diego Colón, que murió a los 60 aproximadamente, tenía peor salud ósea: estaba afectado de artrosis avanzada y artritis reumatoide.

Homenaje en Granada

Tras la conferencia de prensa, los restos del descubridor, su hijo y su hermano han sido trasladados a Santa Fe (Granada), donde serán objeto de varios actos de homenaje y desde donde serán trasladados a Sevilla para ser nuevamente inhumados. Las reliquias de Cristóbal, Hernando y Diego Colón han sido recibidas en la capital granadina a las 11.45 horas en el Arco de Granada por el presidente de la Diputación de Granada y alcalde de Santa Fe, José Rodríguez Tabasco, y serán trasladadas en comitiva por la calle Real hasta la Plaza de España, donde habrá un solemne Te Deum en la Iglesia de la Encarnación.

Posteriormente, se rendirán honores militares a Cristóbal Colón en dicha Plaza, desde donde la comitiva se dirigirá por la calle Cristóbal Colón hasta el monumento del ilustre huésped, situado en la prolongación de esta vía. Allí, la comitiva, formada por autoridades civiles y militares y por vecinos, despedirá los restos en su viaje de vuelta a Sevilla. La llegada a Sevilla está prevista para las 17.30 horas de hoy, cuando los vestigios del navegante y su hijo, exhumados el pasado lunes para su estudio en la Universidad de Granada, regresarán a su ubicación habitual en la Catedral de Sevilla.