Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IGLESIA CATÓLICA

Los obispos de EE UU deciden sobre la "tolerancia cero" contra los abusos

Una excepción incluida en un primer borrador, que permitía a los curas que hubieran cometido un solo abuso continuar en el cargo, no estará en el documento final, según varios prelados

Los obispos de EEUU votarán hoy sobre la política de "tolerancia cero" con los abusos sexuales, un controvertido documento con el que tratarán de zanjar la "más grave crisis" que ha sufrido la Iglesia católica en este país.

Todo apunta a que los obispos, reunidos en una conferencia calificada de "histórica", decidirán a favor de la "'tolerancia cero' en el pasado, presente, o futuro", lo que supondrá la expulsión de los curas que hayan abusado de menores, aunque sólo sea una vez.

Varios prominentes obispos, como el de Los Angeles o el de Minneápolis, han señalado que una controvertida excepción incluida en un primer borrador, que permitía a los curas que hubieran cometido un solo abuso continuar en el cargo, no estará en el documento final.

"Ningún sacerdote que haya abusado de menores puede mantenerse en el ministerio religioso", ha dicho Harry Flynn, arzobispo de Minneápolis y presidente de uno de los comités encargados de elaborar el documento.

Numerosas enmiendas

Una vez excluida la polémica cláusula, los 288 obispos reunidos en un hotel de Dallas (Texas) tienen todavía mucho trabajo por delante, ya que habrán de incorporar al documento final las numerosas enmiendas que se discuten desde el jueves. Además, deben ponerse de acuerdo sobre detalles como, por ejemplo, la definición de lo que es un abuso sexual.

Los líderes religiosos también votarán sobre medidas como el requerimiento que obligará a las diócesis a comunicar a las autoridades civiles cualquier acusación de abusos sexuales. Además, según Flynn, el documento final exigirá que se publiquen los nombres de las diócesis que hayan fallado en el cumplimiento de la política.

El escándalo de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica estadounidense ha causado la retirada de cuatro obispos, la expulsión de cerca de 250 sacerdotes, 300 demandas legales contra la Iglesia desde enero y 850 sacerdotes acusados de conducta impropia con menores desde 1960.